sábado, 9 de abril de 2011

Ascensión a las Peñas de Haya

Fecha: 1 de abril de 2011
Cimas: Erroilbide (836 m.), Txurrumurru (827 m.), Irumugarrieta (809 m.) y Muganix (756 m.).
Punto de Partida: Puerto de Aritxulegi (Refugio de Arritxulo).
Tipo de ruta: Circular.
Desnivel aproximado acumulado: Unos 800 m.
Tiempo aproximado sin paradas y a un ritmo tranquilo pero constante: Entre 4 h. y 4h. 30 min.
- Refugio – desvío del GR: 25 min.
- Desvío del GR – inicio rodeo Erroilbide: 25 min.
- Inicio rodeo Erroilbide – cima Erroilbide (por el camino equivocado): 30-35 min
- Cima Erroilbide – Paso de la argolla: 20-25 min.
- Paso de la argolla – Cima del Txurrumurru: 10 min.
- Cima del Txurrumurru – Cima Irumugarrieta: 15 min.
- Cima Irumugarrieta – Cima del Muganix: 10-15 min.
- Cima Muganix – Puerto de Elurretxe: 25 min.
- Puerto de Elurretxe – Arroyo: 30 min.
- Arroyo – Refugio: 55 min.-1 h.

Otras observaciones: Hay varios pasos que hacen que no se pueda recomendar esta ruta más que a personas con cierta experiencia en la montaña y sin miedo a trepar por buena roca ni vértigo.
La subida al Erroilbide por el camino normal se puede realizar sin trepar, aunque hay pasos muy empinados por roca que en caso de estar húmeda requerirán extremar las precauciones.
El tramo que une el Erroilbide con el Txurrumurru es sin duda el más complicado del recorrido, pues consta de diversas trepadas, la mayoría muy sencillas, pero también de algunos tramos bastante impresionantes. Aunque se puede realizar toda la travesía sin grandes problemas (la roca es muy buena), no es nada recomendable para gente fácilmente impresionable por realizar trepadas muy verticales o algo expuestas.
La percepción de la peligrosidad de estos pasos acaba siendo subjetiva hasta cierto punto. En internet leí reseñas de gente que decía que eran muy peligrosos y de gente que decía que eran para todos los públicos. Mi opinión es que no es para todos los públicos (no es mero senderismo), aunque nosotros lo realizamos sin problemas y no tenemos experiencia de escalada. Nos gusta trepar y no nos da miedo ni vértigo, con eso basta para superar estos pasos. En efecto, no son especialmente complicados: ni son totalmente verticales ni son escasos en agarres. Será cada cual quien deba juzgar si puede acometer esta travesía o no.



El pasado 1 de abril fue un día de contrastantes emociones. Habíamos planeado ir a las Peñas de Haya, pues el día iba a ser apropiado por el buen tiempo.
Pero de camino nos llamaron para darnos la noticia de que había muerto Mondi (como le llamábamos cariñosamente), un segundo padre para nosotros. Amigo de la familia de toda la vida, tras 71 años por este mundo nos dejaba para ir al cielo más alto. Sin duda, una de las mejores personas que he conocido nunca y que deja un gran hueco en muchísimos corazones de Toledo y Sevilla y de muchos otros lugares. A pesar de la tristeza, como hasta el día siguiente no podíamos ir a Toledo por diversas cuestiones, decidimos continuar con el plan previsto. Durante todo el recorrido le tuvimos muy presente. Este reportaje se lo dedico a él, pues era de los seguidores incondicionales del blog.
Las Peñas de Haya, Aya o Aia (lo he visto escrito de las tres maneras), Aiako Harriak en vasco, son un escarpado macizo granítico que hace frontera entre Navarra y Guipúzcoa.

Aquí os dejo el recorrido en Google Earth.


Ver El Toledano Errante - Recorridos en un mapa más grande

Aquí podéis descargar el archivo kml para visualizar el recorrido en Google Earth.

El perfil y la distancia.



El Track en wikiloc (dibujado a mano sobre tracks de otras personas, que no tengo GPS).



Y el mapa topográfico con el recorrido.



Para llegar al puerto de Aritxulegi, desde donde saldremos, tomamos la carretera que va de Lesaca hacia Oiartzun, ya en Guipúzcoa. Pasado Lesaca, primero se sube un puerto y luego se baja al pantano de San Antón, desde donde comienza otra subida hasta el puerto de Aritxulegui, desde donde saldremos. Bajando al pantano podemos gozar de la primera perspectiva del día de las Peñas de Haya.



Una vez pasado el túnel del puerto giramos a la izquierda para dejar el coche en el Refugio de Arritxulo. Desde aquí arranca nuestro itinerario.



Subimos siguiendo unas marcas blancas y verdes hasta el túnel que acabamos de cruzar con el coche y echamos a andar por la pista que sale a su derecha.



En poco menos de 10 minutos desde el refugio llegamos al verdadero collado. Un poste señalizador nos indica que hacia la izquierda podemos ir al Puerto de Elurretxe y a la derecha a la cima del Bianditz. Nosotros seguiremos por ahora las marcas que nos llevan a Elurretxe.
Aquí perdimos unos 20 minutos porque mientras nos dábamos crema para no quemarnos, mi hermanico se dio cuenta de que se había dejado la cámara en el coche… así que se fue de nuevo para abajo a buscarla y otra vez a subir…



Una vez solucionado todo empezamos a subir por la loma herbosa aparece a nuestra izquierda la costa de San Sebastián… La verdad es que nos ha salido un día estupendo.





Seguimos subiendo por la loma. Nuestro camino pasará en diagonal hacia la izquierda bajo las peñas de enfrente.



Antes de la subida más empinada, junto a una torreta de electricidad, encontramos una bifurcación con un panel indicador. Subimos directamente en la dirección que traíamos siguiendo las marcas blancas y rojas del GR.



Según ganamos altura vemos allí abajo el collado de Arichulegui y a la derecha el refugio del que hemos salido.



Al llegar a lo alto de la subida y tras la diagonal bajo las peñas, el camino pasa a la otra vertiente de la ladera llaneando. Unos 15 minutos desde lo alto del puerto de Aritxulegi. En este punto dejamos el GR (por donde volveremos por la tarde) para girar 90º a la derecha remontando la loma paralelos a una alambrada. Nos dirigimos hacia unas peñas que tenemos justo encima.





El camino principal llega hasta la base de las peñas y las rodea por la izquierda. Nosotros nos desviamos a la izquierda por un sendero que hay a mitad de subida, a la altura de un hito. Nos desviamos por equivocación, pero ello nos sirvió para ver unas curiosas cuevas que se encuentran allí.



Continuando por senderos de ganado entre el tojo remontamos la ladera pasadas las cuevas para llegar a enlazar con el camino principal, que discurre por el cordal de la montaña.



Las vistas hacia la capital guipuzcoana empiezan a ser mucho más amplias.



Y también hacia Fuenterrabía, donde desemboca el río Bidasoa formando la Bahía Txingudi, que aparece a nuestros pies.



Aquí arriba los alerces empiezan a abrir sus brotes verde claro y muchas piñas se mantienen aún en sus ramas.



Ya estamos en el cordal. Las Peñas aparecen ante nosotros y seguimos el sendero que discurre por lo alto hacia ellas.





Con estas bonitas vistas constantemente a la izquierda.





Atravesamos un pequeño bosquecillo de Alerces siguiendo el sendero y seguimos con el Erroilbide de frente. Es impresionante esta adusta cara sur del pico. Nosotros lo subiremos por una vertiente mucho más fácil, la noroeste.







Si a nuestra izquierda llevamos toda la costa cantábrica, a nuestra derecha empezamos a contemplar el telón de fondo pirenaico. Asoman apenas visibles por la calima los picos de la zona de Larra y el Pirineo Navarro. La mole del Autza delante de ellos, y algunas humaredas de quema de pastos que restan nitidez hacia esa zona.



Cuando llegamos casi debajo del Erroilbide, unos 25 minutos después de dejar el GR, nuestro camino gira hacia la izquierda, y rodearemos el pico perdiendo algo de altura por su cara oeste. Unas marcas de pintura roja medio barradas nos van marcando el camino aquí y allá. Es importante seguirlas porque en algunos puntos existen varios senderos, unos que suben y otros que bajan.









Entre los alerces que pueblan esta ladera se deja ver a ratos San Sebastián.



Cuando el relieve lo permite contemplamos los murallones del Erroilbide sobre nosotros. Por ahí hay algunas vías de acceso para gente con experiencia. La verdad es que impresiona bastante.



Contemplando el Cantábrico.



En algún momento del recorrido nos debimos separar del camino principal y continuamos por una senda que desciende más de la cuenta. Aunque nosotros fuimos por aquí, en el track he mantenido el trazado del camino normal, trazado sobre otros tracks. Así que empezamos a rodear el pico girando hacia el NO algo más debajo de la cuenta. Pronto aparecen ante nosotros las impresionantes caras occidentales del Txurrumurru y el Irumugarrieta.



Al estar más abajo nos encontramos ahora con que tenemos que remontar esta empinada ladera herbosa, que al estar como escalonada se sube sin mayor complicación.





Una vez arriba enlazamos con el camino principal y vemos allí abajo por dónde debíamos haber venido.



Nosotros continuamos subiendo por la empinada ladera, que alterna tramos de avance por roca y tramos de sendero entre la hierba. Nos encontramos la roca muy húmeda, incluso con trozos de agua que corría, lo que hizo que tuviéramos que extremar las precauciones, pues hay algunos pasos bastante empinados. Hay algunos pasos que si bien no son, en el sentido estricto de la palabra, "trepadas", sí que son muy empinados.



Y así, siguiendo de nuevo las marcas rojas, llegamos a la cima del Erroilbide (836 m.), la más alta de las cumbres de las Peñas de Haya. Los buzones con el Pirineo al fondo.



Detalles de los buzones cimeros.









Tenemos un día estupendo y nos ponemos a hacer fotos para inmortalizarlo.
La costa francesa y el Larún a la derecha.



Más de cerca: de san Juan de Luz a Biarritz y la costa de las Landas.



Campos verdes hacia San Sebastián. ¡¡Qué bonita es Guipúzcoa!!



Fuenterrabía asoma tras las cimas más septentrionales de las Peñas de Haya.



Al SE tenemos el Embalse de San Antón o de Endara, por donde pasamos a la mañana cuando veníamos en el coche.



Aquí se ve el camino por el que hemos venido, desde el puerto de Aritxulegi a la izquierda, remontando esas lomas herbosas por su parte más alta y atravesando el bosquecillo de Alerces.



La "embajada toledana" en la cima.





Una panorámica de la costa vasca de San Sebastián a Fuenterrabía. El alargado monte que hay entre medias es el Jaizkibel, que visitamos hace varios años con Ester.



Pero aunque aquí se está en la gloria, vemos las altivas cumbres que aún no sesperan…



… y recogemos para continuar la marcha.



Bajamos por un senderico que parte de la cima hacia las siguientes cumbres. Las marcas rojas de pintura nos siguen guiando. En seguida llegaremos al primer obstáculo rocoso a superar: esa pequeña pared que vemos enfrente.



No es estrictamente necesario treparla, pues se puede rodear por un vertiginoso sendero por la derecha. De todos modos el paso no es nada complicado aunque desde lejos pueda parecerlo.





Una vez arriba le toca subir al tato.





Desde arriba continúa el sendero hacia el Txurrumurru.



Durante el trayecto hasta la base del pico encontraremos otras trepadas muy entretenidas y mucho más sencillas.



Impresiona la pared que tenemos delante.



Y seguimos.











De cuando en cuando vemos a nuestra izquierda impresionantes brechas que bajan al fondo del valle.



Tras unos 25 minutos desde que salimos del Erroilbide llegamos al famoso paso de la argolla. Estamos en la base del pico Txurrumurru y vamos a atacarlo por su cara oriental. El primer paso tiene instalada una gran argolla para ayudar a superarlo. Hacia la derecha hay un buen patio así que extremamos las precauciones. De todos modos, la roca cuenta con muy buenos agarres.





Una vez superado este paso en diagonal afrontamos una empinada subida con numerosos agarres, a modo de escalera.





En un descansillo echamos la vista al Erroilbide, de donde venimos. Aquí que puede apreciar más o menos el tramo que hemos recorrido con las zonas de trepaditas.



Superado uno de los tramos más empinados encontramos una pequeña argolla de metal en la piedra. Supongo que será para instalar cuerdas si se quiere asegurar.



Y así tras unos 10 minutos de trepadas llegamos a la cima. Txurrumurru (827 m.). Traemos un buen subidón de adrenalina.



El buzón cimero con forma de pajarillo.



Una de las vistas más bonitas que hay: Fuenterrabía-Hendaya detrás de la cima del Irumugarrieta.





Se ven hasta las "dos hermanas" de Hendaya.



Vistas hacia Biarritz.



La costa francesa de Hendaya hasta las Landas.



Aquí hicimos un alto para comer. ¡Qué mejor mirador para estar un buen rato!
Mientras sacábamos los bocadillos vemos que un hombre de cierta edad y sin mochila sube por donde lo hemos hecho nosotros. Es increíble, nosotros con tanto nerviosismo y precaución y el hombre viene a toda caña como si estuviera andando por una pista llana de tierra.



Pasó junto a nosotros y continuó. En un pis pas ya estaba subiendo la cima del Irumugarrieta.









Menuda salud. Ya quisiera yo estar así a su edad…
Algunas vistas más desde la cima: El Jaizkibel, mi primera montaña guipuzcoana.



La ermita de la Virgen de Guadalupe, desde donde salimos cuando lo subimos.



El buzón de la cima con el Txindoki a su izquierda. Otro que hay que visitar cuanto antes…



Algunas cimas más de cerca.

Adi.



Zona del Sayoa y Zuriáin.



Cordal del Mendaur al Ecaitza.



El Pirineo nevado detrás del Autza. Curioso que se ve el Ori más a la derecha que el Anie.





El Larún.



A nuestros pies el Embalse de San Antón.



Juan Luis atisbando con los prismáticos…



Los dos de siempre en la cima.





Y un vídeo de las vistas.



Y tras la comida y el atracón de fotos nos disponemos a seguir el recorrido. En seguida encontramos el último paso de trepar: hay que destrepar una sencilla chimenea. Como estaba algo húmeda nosotros no bajamos por ella, sino que la rodeamos por la izquierda. De todos modos es mucho más sencilla que todo lo anterior.



Esto hemos bajado. La chimenea está a la izquierda y nosotros hemos bajado por la derecha.



Seguimos bajando por la vertiginosa ladera…



… hasta llegar a una zona herbosa mucho más benigna. Otra brecha a la izquierda nos ofrece un bonito balcón hacia San Sebastián.



Y nos dirigimos por ladera herbosa hacia la cima del Irumugarrieta.





En unos 15 minutos desde la del Txurrumurru alcanzamos la cima del Irumugarrieta (809 m.), el tercer pico de las Peñas de Haya.





Desde aquí vemos las otras dos Peñas. se distingue la ladera herbosa por la que subimos al Erroilbide al inicio del periplo de hoy.



El Pirineo tras el Autza. Según avanza la tarde la luz es mucho mejor hacia esa zona. Además, ya han desaparecido los humos de la quema de pastos.



La costa del Golfo de Vizcaya.



De nuevo un poco de zoom hacia Hendaya.



Y continuamos nuestro recorrido, ya en descenso hacia el puerto de Elurretxe, por la loma de la montaña.



Algunas vistas de este trayecto de descenso.











Tras unos 10 minutos de bajada llegamos a un punto en que vemos a nuestra izquierda una placa. Nos acercamos a verla. Se trata de una placa conmemorativa del Grupo de Montaña Colegio del Pilar.





Desde aquí gozamos de unas impresionantes vistas de la cara occidental de las Peñas.



Continuamos el descenso por donde veníamos y nos desviamos unos pocos metros para visitar la pequeña cima del Muganix (756 m.), con su correspondiente buzón.









Las vistas desde aquí. La luz cada vez es más bonita.



Y según bajamos nos metemos en el hayedo, aún esperando a despertar dentro de muy poco.







Las hayas dan paso a los alerces, que con los brotes tiernos dan al paraje una luz casi mágica.







Salimos de frente a una alambrada que nos cierra el paso. Nuestro camino continúa bajando a la derecha, junto a ella. Aquí nos despedimos de las vistas de la costa…





Salimos a otro cruce de caminos y giramos a la izquierda siguiendo la señalización, para salir por fin al puerto de Elurretxe. Unos 25 min. desde el Muganix.





En el puerto de Elurretxe, un lugar por cierto bastante agradable, giramos a la izquierda siguiendo el GR por un amplio camino.





Pronto pasamos junto a un búnker de alguna guerra, que nos hace ver el contraste entre la belleza y tranquilidad de la naturaleza y las atrocidades de las que es capaz el hombre…



El camino se convierte en sendero y cruza una portezuela.





Un nuevo cruce de caminos tras una bajada zigzagueante. Seguimos el GR en dirección a Aritxulegi (Aritxulegiko Lepoa).



Hay parajes de exuberante belleza.



El camino va girando hacia la izquierda y se interna en el barranco que desciende de el pequeño circo que forman las tres Peñas de Haya. Sus imponentes paredes se alzan sobre nuestras cabezas.



Llegamos al arroyo que baja por el barranco y reponemos fuerzas refrescándonos con sus aguas. No parece un 1 de abril, sino pleno verano…



Desde aquí comienza una zigzagueante subida de casi 200 m. en la que se empieza a hacer notar el cansancio acumulado.



Pasamos junto a una bonita cascada y seguimos subiendo.





Por fin el camino alcanza una cota en la que de nuevo va a llanear hacia el cambio de vertiente, el punto en que esta mañana nos habíamos desviado del GR para acometer la subida a las Peñas. Este tramo es agradable y fresco a la sombra de los alerces.







Aquí comenzó la aventura esta mañana, cuando subimos a la izquierda paralelos a la alambrada. Desde aquí el camino de descenso va a ser el mismo que el que seguimos para subir. Eso sí, con una luz mucho más bonita.







Allí abajo está el collado de Aritxulegi, hacia donde nos dirigimos. Junto a la borda hay una fuente que nos refrescará cuando lleguemos.



Autza a la luz de la tarde con el Pirineo detrás.



Preciosas estampas vespertinas del camino de descenso.









Y llegamos a Aritxulegi.



Tras refrescarnos en la fuente continuamos el descenso por la pista por la que subimos a la mañana.



Y llegamos al refugio de Arritxulo. Más o menos hora y media desde Elurretxe.



Ha sido una excursión que nos ha dejado un estupendo sabor de boca, con grandísimas dosis de belleza y de adrenalina. Una de esas montañas a las que quieres volver.


Enlaces externos:
* Erroilbide por el camino Gerva (cara este).
* Peñas de Aia en Mendikat.
* Ascenso al Erroilbide por su cara sur.
* Recorrido desde Elurretxe.
* Recorrido desde Arditurri.

7 comentarios:

jefoce dijo...

Vaya reportaje. Ya veo que te han gustado las Peñas. No es para menos. Ahí me inicié en esta droga de la que todavía no nos hemos desenganchado. Y que dure. Un abrazo pareja.

kunzuilh dijo...

Desde luego me han encantado! Una auténtica gozada de sitio. Es cierto que engancha. Tienen un sabor de alta montaña brutal. Y encima ves de un mismo vistazo el mar y el Pirineo...

xabierandueza-berriozar dijo...

Aupa.
Un bonito reportaje.Cuando yo estuve no tuve la suerte que habeis tenido vosotros con el tiempo.Las vistas que ofrecen estas montañas son estupendas y las has captado estupendamente.Que sigais disfrutando.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Bonitas fotos. ¡Enhorabuena!

Anónimo dijo...

Hola soy de Oiartzun, el nombre original en euskara es aiako harria pues es una sola peña, o sea peña de aia. Aunque la jente venida de fuera y muchos de aki le llamen peñas. sin mas que lo sepais

kunzuilh dijo...

Gracias por la información. No tenía ni idea!
Saludos!

Anónimo dijo...

Muy buen reportaje. Zorionak :-) Esta montaña hace afición, por su belleza, por las vistas, por su historia. Me gusta que os gustase.

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...