jueves, 26 de agosto de 2010

Ascensión al Alto de Fetás (2539 m.) y Bisaurín (2670 m.)

Fecha: 20 agosto 2010.
Cimas: Alto de Fetás (2539 m.) y Bisaurín (2670 m.).
Punto de Partida: Refugio de Lizara.
Tipo de ruta: Circular.
Desnivel aproximado acumulado: 1200 m. de subida y 1100 m. de bajada.
Tiempo aproximado sin paradas: 5 h. 20 min.
Lizara - Caseta de Forestales: 1 h. 15 min.
Caseta de Forestales - Valle colgado de Fetás: 35 min.
Valle colgado de Fetás - Alto de Fetás: 1 h.
Alto de Fetás - Bisaurín: 45 min.
Bisaurín - Collado del Foratón: 45 min.
Collado del Foratón - Lizara: 1 h.

Otras observaciones: La mayor parte de la ascensión al Alto de Fetás discurre por terreno evidente pero sin sendero alguno, con lo que se debe extremar la atención para no perderse. Por este recorrido se han de superar dos pequeños resaltes rocosos que no presentan gran dificultad (I), pero en las inmediaciones del Alto de Fetás, las laderas son muy empinadas y están llenas de piedras sueltas, por lo que se debe prestar también aquí especial atención.



El pasado 20 de agosto de 2010 pudimos realizar por fin una de las ascensiones más deseadas desde hace años: el Bisaurín (2670 m.). Tras estar barajando diversas posibilidades, convencí a mi hermano de subir por el valle suspendido de Fetás y bajar por la ruta normal, obteniendo así una interesante circular que nos ofrecía un panorama bastante completo del macizo. Al buscar información de esta ruta, encontré muy pocas referencias y no muy detalladas, así que espero que este reportaje sirva para dar a conocer más en detalle este itinerario que, dicho sea de paso, me pareció bastante más bonito que la subida por el camino normal de la ladera sur.


Aquí os dejo el recorrido que hicimos en Google Earth.


Ver Bisaurín por las Fetas en un mapa más grande

Aquí podéis descargar el archivo kml para visualizarlo en Google Earth directamente.

El perfil altimétrico y la distancia.



El track (elaborado a mano, no sobre el terreno) en wikiloc.

Y éste es el mapa topográfico aproximado del recorrido que hicimos.



Partimos del Refugio de Lizara.
Como el primer tramo de esta ascensión ya lo describí cuando subimos a Bernera en 2008 y cuando bajábamos del valle de los Sarrios el año pasado, no seré muy prolijo en explicaciones ni en fotos hasta que llegamos a la Caseta de Forestales o Caseta de Bernera.

Comenzamos a andar en Lizara siguiendo el GR 11 hacia el Collado del Foratón. Frente a nosotros vemos las dos cimas que visitaremos hoy.



El ancho camino del GR 11 comienza con una subitida.



A los 10 minutos de camino, sale a nuestra derecha el desvío (marcado con hitos) que nos subirá al Refugio de Oldecua (unos 20 min. desde el comienzo) y nos internará en el bonito Barranco de Catiellas o de Bernera. Tras superar la pedrera y el Achar de Catiellas salimos a una bonita zona de cascadas.



Desde aquí vemos a nuestra izquierda unas posibles subidas hacia la entrada del valle colgado de Fetás, valle por donde iremos hoy, pero nosotros vamos a seguir con el itinerario que llevamos preparado.



Continuamos hasta la Caseta de Forestales. Alrededor de 1 h. 15 min., subiendo con calma pero sin pausa, desde Lizara. Hacemos un pequeño descansillo y nos preparamos a comenzar la parte del recorrido que transita sin senderos.



Rebasamos la caseta y hemos de girar casi 180º a nuestra izquierda, tomando dirección oeste. El recorrido consiste en remontar unas empinadas laderas de hierba hasta un pequeño hombro de la montaña, y luego hacer una travesía en diagonal (ya con poca pendiente) atravesando una zona con bastantes piedras (pero no muy incómoda) hacia la entrada del valle colgado de Fetás.
Desde detrás de la caseta se ve por dónde hemos de subir. Es una ladera herbosa evidente, entre zonas más rocosas.



Nos vamos acercando y llegamos a la gran cuesta que hay que remontar. Es muy empinada, pero no excesivamente larga. La foto engaña un poco, porque Juan Luis no estaba todavía justo debajo de la pendiente sino más cerca. De todos modos, la pendiente no es muy larga y se sube en unos 10 minutos muy intensos.



Según subimos va quedando abajo la caseta de Forestales y vemos enfrente el vallecillo colgado y la inmensa pedrera que sube al Collado de Bernera, recorrido que hicimos en junio de 2008 (con la pedrera cubierta de nieve).



Mi hermano subiendo la pendiente herbosa.



Cuando llegamos a lo alto de esta ladera, estamos en un hombro herboso desde donde ya vemos la entrada al valle colgado de Fetás, hacia donde nos dirigiremos.



Mirando hacia atrás, vemos el vallecillo verde que baja del Puerto de Bernera a la Plana de Mistresa, por donde fuimos en octubre de 2009.



Continuamos hacia la entrada del valle colgado. Hay trazas de senda que atraviesan la pedrera y algún hito disperso (pocos). De todos modos no tiene pérdida, hay que dirigirse hacia la entrada del valle. En la foto también he marcado por dónde subiremos después, una vez remontado el valle.



Desde la pedrera tenemos unas vistas de pájaro hacia el Achar de Catiellas, por donde hemos subido hace un rato… Supongo que por ahí abajo saldrían esas canales que vimos antes y por las que también parecía que se podía subir. De todos modos, tiene aspecto de ser mucho más incómodo y empinado.



Este tramo se pasa enseguida (en unos 10 min. se atraviesa la pedrera). La flecha marca el "hombro" desde el que venimos.



Una vez frente a la entrada del valle nos queda remontar otra empinada ladera herbosa y superar un pequeño resalte rocoso sin mayor complicación (no hace falta ni emplear las manos más que para dar mayor seguridad). Hay algún hito, pero pocos.







Por aquí se supera el resalte. Es como una pequeña cornisa.



Espero a que suba Juan Luis.



Mientras espero escucho una cascada, pero cuando subíamos ni había visto que bajara agua. Me asomo y me encuentro con que el arroyo que atraviesa este vallecillo se hunde en una profundísima sima de la que no llego a ver el fondo.



Una vez nos reunimos, entramos en este solitario rincón. Unas cabras nos miran con curiosidad. No deben ver a mucha gente por aquí normalmente…



A la entrada del valle hay unos gigantescos bloques de roca rodeados de hierba. Parecen gigantescos menhires olvidados en el tiempo.



A nuestra derecha nos impresionan las agujas que bajan del Alto de Fetás. Son preciosas.





Recorremos el pequeño valle herboso siguiendo una clara traza de senda por entre los bloques de roca.



Es uno de esos lugares en los que parece que el tiempo no pasa.



Una vez atravesado nos vamos a dirigir hacia la parte superior izquierda del valle. De frente parece más complicado el remonte del mismo. Así que seguimos la senda que traíamos hasta que se bifurca y tomamos la de la derecha para subir por donde he marcado en la foto. En el círculo he puesto a mi hermano por las dimensiones, pero no subimos por donde está él sino por donde he marcado. Yo tiré más por la zona de hierba de la izquierda, pero salí debajo de un resalte de roca que mi hermano había superado sin problemas yendo por donde he marcado. Tuve que trepar un poco (algo muy sencillo) para reunirme con él, pero por su camino se evita esto.



Mientras vamos subiendo gozamos de un panorama precioso de este rincón.



Empieza a asomar el Midi d'Ossau y aparece de nuevo la Caseta de Forestales allá abajo.





Y al llegar arriba nos encontramos de frente con esta preciosidad.



Ya vemos por dónde vamos a subir.



A nuestros pies aparece el Refugio de Lizara, desde donde hemos subido.



Vamos siguiendo por la loma dirigiéndonos hacia la cima. Hay un escalón rocoso que parece muy vertical. Una vez en él veremos que se sube sin usar apenas las manos.



Desde aquí las vistas ya son bastante impresionantes.



Ver más grande.

El valle colgado por el que hemos venido.



Las agujas de Fetás (no sé si se llaman así, pero es por darles un nombre…).



Según seguimos la loma cambia la perspectiva del valle colgado. Desde aquí se ve cómo el del Macizo de Bernera (enfrente) es una continuación de éste.



Por fin, tras atravesar una amplia zona totalmente cubierta de caca de cabra, llegamos al resalte rocoso que veíamos. La primera parte son como gradas de piedra marrón. La segunda es un paso por roca caliza algo más vertical pero en el que casi no hay que trepar. Son como escaleras muy empinadas.



Desde aquí vemos a nuestra izquierda el Collado del Foratón, por donde discurre la ruta normal para subir al Bisaurín. Toda esta ladera presenta una especie de terrazas herbosas en varios niveles. Dependiendo de los mapas, en unos las llaman "Fajas de Fetás" y en otros "Laderas de Fetás". El caso es que desde aquí podríamos ir por una de ellas hasta enlazar con la ruta normal.



Juan Luis se prepara a entrar por la brecha de roca caliza. Aquí vemos que justo en el centro (continuando la línea de la loma por la que venimos) es donde el paso es menos vertical y más sencillo.



Aquí vemos por dónde hemos venido (puntos rojos) y estoy yo saliendo de este resalte.



Una vez superado hacemos un descansillo para recuperar fuerzas (sobre todo yo, jejeje) y vemos cómo se están formando las nubes justo frente a nosotros.



Unas vistas desde aquí.



Tras el descanso nos disponemos a afrontar el último tramo de la ascensión a Fetás. Hay que rodear la cresta rocosa por su lado derecho. Es una ladera bastante empinada de hierba y rocas (arriba del todo sólo de rocas) y progresamos zigzagueando siempre lo más cerca posible de las paredes rocosas que vamos dejando a nuestra izquierda.



Según ascendemos vamos viendo un hombro bastante llano en su parte alta, que se desprende de la cima en dirección este. Este hombro tiene unos 2430 m. de altura.



Ver más grande.

Pronto lo superaremos mientras seguimos ascendiendo a la cima, que ya se ve muy cercana y que está más o menos sobre este hombro que se desgaja hacia el este. De hecho, podemos subir al pico o rodearlo sin subir siguiendo por donde vamos, pero ya que estamos aquí…



Ver más grande.

Y por fin, tras una hora de ascensión casi constante desde el valle colgado, llegamos a la cima del Alto de Fetás (2539 m.). El Bisaurín aparece imponente frente a nosotros.



Nos separa de él el Collado de Bastés (2487 m.), con su profunda brecha llena de nieve perpetuamente. Hacia él bajaremos en unos minutos.



Hacia Lizara vemos la imponente cresta que se desprende de la cima hacia el sur y que hemos venido rodeando.



Las vistas de la Sierra de Secús son impresionantes.



Ver más grande.

También asoman tímidamente el Puntal de Secús y el Castillo de Acher.



No nos entretuvimos mucho allí, pues cada vez había más nubes y no queríamos que se nos cerrara la niebla antes de llegar al Bisaurín. Bajamos del pico por el mismo sitio que hemos subido a fin de buscar un paso cómodo para rodearlo, continuando en la dirección que traíamos (nordeste). La ladera está llena de piedra suelta por lo que hemos de extremar la precaución.
Una vez superado el pico por trazas de senda, nos dirigimos al Collado de Bastés (2487 m.). Podemos ver que desde allí sube un sendero cruzando la pedrera gris a la derecha de los murallones rocosos. Por él iremos.



En el collado nos quedamos asombrados con este enorme agujero lleno de nieve. Sale mucho frío de él. Las dimensiones no se pueden imaginar viendo la foto. Es realmente impresionante.



A nuestra izquierda una inmensa pedrera baja hacia las Fajas de Fetás. Más abajo, el valle de Aragüés del Puerto.



Nosotros continuamos por la pedrera. Llega un momento en que el sendero realiza un giro muy empinado a la izquierda, y nosotros optamos por atravesar hacia otro sendero que viene más adelante y que sube de modo más progresivo y marcado con hitos. Mucho más a la derecha, al borde de la montaña, en una gran tira marrón y verde (tal y como se veía desde Fetás) hay otro sendero que sube zigzagueando. Por lo que he leído, debe ser el camino más común cuando se sube por el corredor de la cara norte. Nosotros no vimos muy claro cómo llegar a él (y tampoco sabíamos si era el camino correcto o no) así que seguimos por la pedrera.



Cuando salimos a la parte superior nos encontramos allá abajo con Lizara. Las nubes son cada vez más densas.



Un hito marca el lugar por donde hemos salido.



Ya vemos a nuestra derecha la cima a tiro de piedra. ¡¡Qué alegría!!



Caminamos hacia ella siguiendo numerosos hitos. En un momento determinado vemos un trocito del Ibón de Estanés a través de la Brecha de Secús.



Y finalmente llegamos a la cima. Bisaurín, 2670 m. Todo un triunfo.



Lo primero que me deja embobado es la zona del Castillo de Acher. Además con esas nubes hay unas sombras preciosas…





Estas vistas hay siguiendo la cresta hacia el oeste…



… y éstas siguiendo la cresta hacia el este. Es una pena que las nubes tapen la zona del Aspe y Bernera, pero más adelante se abrirán y podremos disfrutar de las vistas hacia allí.



Vistas hacia el sur, hacia Lizara y el valle de Aragüés. El vértice está tirado en el suelo, supongo que por algún rayo…



Tras estar un rato con nosotros, dos montañeros que estaban en la cima comienzan el descenso.



El Castillo de Acher me tiene embobado… ¡¡Vaya colores y formas!!





Aprovechamos un respiro en las nubes para mirar hacia el este: Bernera, Sierra de Aísa (Aspe), Pala de Ip a lo lejos…





Y algo de zoom sobre el Pirineo más central: del Midi a Picos de Infierno.



Ver más grande.

Abajo y a la izquierda tenemos Agüerri y Costatiza, dos humildes cimas que me gustaría visitar pronto… Al fondo se distingue el Ori.



Vistas de pájaro sobre Aguas Tuertas.



Y finalmente, las fotos de rigor en la cima.





Como la niebla empieza a cubrir la propia cima y no sabemos muy bien cómo será el camino de bajada, empezamos el descenso antes de que nos tape, siguiendo un poco la cresta hacia el oeste y girando en seguida a la izquierda.



Hay un pequeño caos de senderillos de piedrecillas entre la hierba, pero numerosos hitos nos van guiando.



Hay que tener cuidado de no ir demasiado a la derecha, porque nos encontramos algunas brechas como ésta…



En seguida salimos de la niebla y ya divisamos el Collado del Foratón, hacia donde nos dirigimos. Tras bajar por esta empinada ladera llena de roca descompuesta, el camino será un sendero por la hierba.



A nuestra derecha empieza a asomar el Barranco de Agüerri, que lleva al refugio de Gabardito.



Y a nuestra izquierda podemos ver el impresionante relieve de Bernera, con Collarada asomando al fondo.



Las laderas del Bisaurín presentan curiosa formas en las rocas.



Por fin llegamos a la hierba, un auténtico descanso para nuestros cansados pies.



Como parece que las nubes se quedan arriba y no se van a cerrar más, nos paramos aquí a comer, que ya era un poco tarde y "había hambre". Abajo nos esperaba el coche, en el refugio de Lizara.



Mientras comíamos vimos un avión de vuelo sin motor, que por cierto también vimos ayer en Peña Telera (ya haré el reportaje).





Cuando asomaba el sol hacia Agüerri y Peña Forca gozábamos de esta estampa:



Y cuando alumbraba Bernera, Aspe y Lecherines, de esta otra:



Estas laderas del Bisaurín son un auténtico montón de "escombros" de la montaña.



No paramos de hacer fotos.



Algunas otras fotos mientras bajábamos al Collado del Foratón, ya después de comer.









Barranco de Agüerri…



… y la bajada que nos falta hasta Lizara. Se ve el refugio de Fetás.



Agüerri también es bonito…



Todo eso hemos bajado.



Desde el Collado del Foratón (2016 m.) tenemos esta vista del barranco de Agüerri…



… y esta del camino hacia Lizara.



Vamos siguiendo el GR 11. También hay marcas verdes y amarillas.





Algunas fotos de este tramo de bajada.







En la parte baja, el sendero se convierte en pista y no hay más que seguirla ya hasta Lizara.



Abajo a nuestra derecha tenemos un coqueto vallecillo.



Una vista atrás del Collado del Foratón y las laderas por las que hemos bajado.



El camino pasa junto a la fuente Fuenfría, donde aprovechamos para saciar la sed con agua fresca.



Algo más adelante encontramos un poste señalizador que nos indica la opción de ir al Ibón de Estanés (ver la ruta al Ibón de Estanés desde Candanchú). Este camino es por el que subimos a la mañana.



El desvío está algo más abajo indicado con un hito. Parece que hace años que pasamos por aquí, y ha sido apenas hace unas horas…



Y así llegamos a Lizara. La bajada la hemos tomado con calma, pues es bastante constante y las rodillas sufren lo suyo.



A éstos les dicen que no beban demasiado rápido.



Y ya de vuelta hacemos unas fotos del Bisaurín desde Aragüés del Puerto.





Ver más grande.

Y desde la carretera que une Jaca y Pamplona.



Cada vez que veamos esta silueta, veremos en nuestros recuerdos algo muy distinto que hasta ahora.
Hasta la próxima!

Enlaces externos:
* Circular al Bisaurín desde Espelunguere.
* Circular invernal desde Lizara.

Presentación de fotos relacionadas:

6 comentarios:

xabierandueza-berriozar dijo...

Aupa Kunzuilh.Bonita vueltaq la que has dado.Un lugar muy bonito con buenas vistas.Has tenido más suerte que yo con el tiempo, cuando no hace mucho estuve en Bisaurin.Esa vuelta que has dado,una vez hicimos,Puntal de Secus,Bisaurin, y Las Fetas y,bajamos a Lizara,por donde habeis subido vosotros.Que sigas disfrutando.Un saludo.

Joan González dijo...

LAS FOTOS DE PRIMERA...EL AÑO PASADO ME QUEDE EN EL COLLADO POR NIEBLA....RETIRADA

SALUT
JOAN

jefoce dijo...

Un estupendo recorrido, pareja. Pensaba que habíais subido desde Plana Mistresa, pero veo que esta ruta no es muy frecuente. Me ha parecido muy salvaje. Qué buenas panos sobre Bernera y sus cumbres. Otro lugar salvaje...

PD: Ahora a por el Castillo de Acher. Gonzalo, hazme caso. Vete en otoño.

Kunzuilh dijo...

Buenas. Gracias a todos por los comentarios.
Javier, ya vi que os pilló niebla arriba. Qué mala pata... Se ve que estás mucho más fuerte que yo. Ya subir estas dos me dejó justito... no quiero ni pensar si enlazo con el Puntal de Secús... Por cierto ¿por donde enlazasteis con el Bisaurín desde el Puntal de Secús? ¿Directamente desde el collado de Secús? ¿No es una vía muy complicada?

Joan, una retirada a tiempo es una victoria...

Mikel, ya sebes que me gusta buscar innovar con los recorridos, para conocer rincones más olvidados y solitarios... El otro día nos desquitamos de la inacabada Peña Telera y esta vez sí que llegamos a la cumbre. Estamos pensando en algún tresmil para terminar la temporada de alta montaña por ahora y el Castillo era una de las próximas para el otoño, jejeje... Ya estoy pergeñando una circular subiendo por la chimenea del agujero y bajando por la normal...

Saludos!!

Andua dijo...

Un reportaje bellísimo, se nota que el pirineo está este verano más húmedo por las nevadas tardías.

Vaya fotos que echas toledano.

Anónimo dijo...

Precioso reportaje y recorrido. A finales de este mes de mayo haremos algo parecido. Aprovecharemos vuestras fotos para situarnos en la montaña t seguire los caminos,

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...