jueves, 19 de junio de 2008

Ruta al Ibón de Estanés (1777 m.) desde Candanchú

Fecha:
Cimas:
Punto de Partida:
Tipo de ruta:
Desnivel aproximado acumulado:
Tiempo aproximado sin paradas:
Otras observaciones:





El miércoles 18 de junio de 2008 aprovechamos que Juan Luis podía para dar una vueltecica por el Pirineo con nuestra cuñada Ruth. Como ella no tiene ninguna experiencia en montaña el plan no era muy exigente (según pensábamos nosotros...). La idea era ir de Candanchú al Ibón de Estanés y, dependiendo de cómo llegara ella, asomarnos un poco al Valle de los Sarrios.

Al llegar arriba de Candanchú las vistas eran expléndidas. Aquí pongo una panorámica de la Sierra de Aspe con las principales cumbres y collados. Las alturas y casi todos los nombres están sacados del mapa de Alpina del Valle de Canfranc (1:25000).


También se veía perfectamente la Pala de Ip y la cresta de la Tronquera hasta la Moleta, recorrido que se nos viene resistiendo desde hace tiempo pero que espero que pronto esté aquí puesto...


Salimos sobre las 11,15. No llevábamos prisa así que el principio fue un poco paseillo hasta el Col de Causiat (1630 m.). Se ve claramente la Zapatilla (2252 m.) a nuestra izquierda.



Tras pasar el collado el camino empieza a descender por un fresco bosque de hayas. Yo había pensado que el camino era prácticamente llano pero mientras bajamos y bajamos voy pensando en si a la vuelta Ruth hará este tramo tan contenta como ahora...





Al cabo de media hora aparece ya ante nosotros la magnífica cascada del Paso de Aspe. Nosotros pasaremos por debajo, siguiendo el GR 11 hasta Estanés. Para hacer el paso hay que desviarse poco antes de llegar por un camino evidente que sube directamente hacia el paso entre canchales.




Empezamos la ascensión siguiendo por el GR 11. El terreno no es muy sencillo para un novato, pues tiene muchas piedras y algún tramo que pasa por un canchal empinado de roca suelta. A pesar de todo no hay ningún momento que represente una complicación seria.


Por fin llegamos a la cascada una hora después de haber salido y aquí tenemos la primera traba del camino. ¿Por dónde la cruzamos? Además baja con bastante agua.


Tras intentarlo por abajo para salir justo donde el camino continua al otro lado veo que los últimos pasos son un poco expuestos con todo mojado, así que opto por tomar la opción de arriba, como Ruth y Juan Luis.


Una mirada atrás nos muestra el camino andado hasta aquí. El último tramo tiene una pedrera muy inestable y el camino está cortado bruscamente por un surco que ha hecho el agua. Con cuidado se pasa este socavón, aunque no sin un pequeño susto para Ruth porque te escurrías constantemente.



Hacia Francia los bosques cubren todo... Y al fondo a la derecha, asoma apenas la punta de la cumbre del Midi d'Ossau. Parece un gigantesco volcán...


Tras continuar un rato hay que cruzar una segunda cascada más pequeña, pero que no supone un problema serio, y justo al otro lado el camino continúa por bosque junto a esta monumental pared.


En este tramo hay que tener cuidado, pues el bosque es muy caótico y algo laberíntico por las rocas y es fácil despistarse del camino y acabar más abajo de donde vamos. Por eso es conveniente ir siempre pendiente de las señales del GR 11.

Por fin salimos del bosque, media hora después de cruzar la Chorrata de Aspe, y ahora el camino discurre por prados en una progresiva pero constante ascensión.


Las vistas hacia atrás son muy bonitas, sobre todo por el hecho de que quede nieve en las cumbres, lo que da a todo el paisaje un carácter mucho más alpino.




El agua rezuma por todas partes y hay varios arroyos para cruzar.


La Pala de Ip y la Tronquera nos vigilan desde lejos...


Tras rebasar una loma giramos hacia el oeste y enfilamos el tramo final hacia el ibón. Ya aparece al fondo la Sierra de Secús, la muralla que flanquea el ibón por su cara sur.
A estas alturas Ruth tenía los pies hechos polvo porque se trajo unas botas de su hermana que eran de un número mayor que su pie. Así que decidió hacer descalza este último tramo, ya que era casi todo el rato por prado (excepto la pequeña subida hacia el Puerto de Estanés (1792 m.), justo antes de bajar al ibón, que se hace por un camino de tierra roja y piedra deshecha.


Por fin en el ibón. Hemos tardado dos horas y media, pero hemos llegado.



Buscamos un sitio para comer con un buen ángulo y orilla para meter los pies dentro un rato. ¡¡El agua está congelada!!



Esta cascadita que se precipita al ibón desde el sur era el único sonido de fondo que teníamos, aparte del de los pajarillos y algún que otro chillido ocasional de las marmotas.


Vistas desde el ibón hacia el sur: Sierra de Secús y las montañas que cierran por el norte la Foya de Aragüés.


Tras una comida y cura de emergencia de las ampollas de Ruth emprendemos el camino de regreso.


Hay que tener cuidado, porque en medio del bonito prado también hay traicioneras simas...


Las cumbres que se ven sobre el Paso de Aspe.



Algo de fauna autóctona doméstica... Aparte ya habíamos visto por arriba muchísimos sarrios saltando con toda facilidad por los peñascos que suben hacia Lie Labata y alguna que otra asustadiza marmota.




De nuevo el primer cruce: la cascada pequeña. Ruth cree que ha visto el mejor paso. Se habrá cansado, pero está disfrutando como una enana...


Seguimos hacia la Chorrata de Aspe.


Al llegar vimos que las piedras en que antes habíamos pisado en seco ahora están bajo un agua que lleva mucha fuerza. Es impresionante que haya subido tanto su caudal en tan pocas horas. En fin, habrá que tener más cuidado aún al cruzar.



Aunque algunos tienen problemas de equilibrio...



De nuevo cruzamos el tramo de pedrera inestable. Atrás queda la cascada que hemos cruzado.


Y, como me temía, el último tramo fue la estocada de gracia para la pobre Ruth: una "interminable" subida hacia el Collado de Causiat.


De ahí en seguida llegamos a Candanchú y dimos por finalizada la excursión. Una iniciación bastante completa para Ruth y una ocasión de contemplar desde abajo las cumbres que cada vez nos resultan más familiares a Juan Luis y a mi...




Este es el mapa de lo que hicimos (el recorrido morado). Realmente no hay más que seguri las señales del GR 11 desde Candanchú hasta Estanés.

1 comentario:

jefoce dijo...

Qué bonito suele estar el Pirineo en junio, es increíble. Preciosas fotos.

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...