lunes, 30 de junio de 2008

Ascensión a la Pala de Ip (2778 m.) (2º intento)

Fecha:
Cimas:
Punto de Partida:
Tipo de ruta:
Desnivel aproximado acumulado:
Tiempo aproximado sin paradas:
Otras observaciones:





El lunes 30 de Junio salimos con idea de culminar la excursión que ya habíamos tenido que dejar a medias hace tiempo por haber demasiada nieve: la ascensión a la Pala de Ip por la Canal de Izas.

Empezamos a andar a las 10,10 desde el aparcamiento que hay junto al fuerte del Col de Ladrones (1356 m.), como la otra vez. Aquí se llega tomando una pista de tierra que cruza un puente a la derecha nada más salir de Canfrán Estación y siguiendo hacia Somport.
Había algunas nubecillas por el cielo, pero poca cosa aún.

El camino fue tan sencillo al principio, después de conocerlo ya, que era una auténtica gozada andarlo. Se empieza por una ancha pista y a los pocos metros se toma el desvío que señala la subida al Ibón de Samán o Iserías (2155 m.), internándose en un bonito bosquecillo flanqueado por altas paredes de roca. El camino va marcado todo el rato con las marcas roja y blanca de GR y sólo tiene un punto, al poco de empezar, en que es bueno no despistarse pues el agua desmoronó parte del camino original y hay que tomar un pequeño desvío que pasa por encima. De todos modos todo está marcado muy claro.


Tras media hora de buen paso y una subida progresiva, menos un cansado y empinado repecho al final, salimos a los prados de la Canal de Izas, mucho más verdes ahora que cuando vinimos en mayo.

Pronto surge al fondo y a la derecha nuestro objetivo: la Pala de Ip. Le queda un poco de nieve, pero parece que no demasiada.

Hemos subido siguiendo las marcas rojas y blancas del GR 11, que pasa por aquí. Hay un momento en estos prados que se divide en dos ramales. Es mejor tomar el de la derecha que va un poco más arriba, pues así se tiene mejor perspectiva de la Cascada Divina y se llega a una gran roca (1610 m.) donde está marcado el desvío que hay que tomar a la derecha para subir al Ibón de Samán, mientras que por el de abajo es fácil pasarse.
Se puede atacar la subida directamente por la vaguada que se aprecia a la izquierda en la foto anterior, pero acabas en el mismo camino que cogerías después con un poco de cansancio extra. No sé si vale la pena...

El desvío está poco antes de la Cascada Divina, gran cascada cuya verdadera altura no se aprecia en las fotos de lejos...

Vamos subiendo al ibón siguiendo las marcas amarillas y blancas de PR. Esta subida es una de las más cómodas que he encontrado en la montaña. El camino está muy bien trazado y asciende progresivamente por una serie de zetas hasta un pequeño circo suspendido. Éste se continúa remontando hasta el fondo y se sale de él por la derecha, por una cornisa sobre sus paredes de ese lado.
Es un camino muy seguro y bien marcado y, repito, se hace con no mucha fatiga.
Además, las vistas que se van ganando sobre el Campanal de Izas atraen nuestra atención y no nos dejan fatigarnos... (relativamente, claro).

Por fin, tras poco más de hora y media desde el coche, llegamos a la Cabaña de la Vuelta de Iserías (1900 m. según el cartel de la puerta, algo menos en casi todas las guías), un destartalado refugio con hueco para unas cinco personas y con el techo algo roto...
Desde aquí se aprecia bien el sitio por el que hemos de acceder al collado oeste de la Pala de Ip y todo lo que hemos subido hasta ahora.

Hacemos un descansito de 15 minutos para rellenar el estómago con longaniza y recuperar fuerzas y empezamos a subir hacia el Ibón de Samán. Son ya las 12,05.

En este tramo es donde nos dimos la vuelta la otra vez, pues a mitad de subida empezaba a haber mucha nieve y era mejor no arriesgarse sin crampones, pues hay algunos tramos bastante expuestos en caso de escurrirse. Ahora está todo seco y se ve un sencillo camino que asciende hasta el ibón, ligeramente al principio y más duramente al final, por medio de varias zetas pequeñas que ganan altura rápidamente.

Una miradita atrás nos muestra lo que hemos subido desde la cabaña. El camino de abajo es el que lleva a la cabaña y el de arriba el que sube desde ella. Tenemos una perspectiva estupenda de lo que hemos andado.


Ya llegando al ibón empiezan a aparecer ante nosotros las cumbres más orientales con varios tresmiles, destacando sobre todas Picos del Infierno, con su característica veta de mármol dividiendo en dos la montaña.

Un pequeño repecho más que rebasaremos girando a la derecha... estamos muy cerca.

Dos montañeros ya han estado allí y bajan.

Y por fin nos encontramos en el Ibón de Samán (2155 m.) con la Moleta (2572 m.) dominándolo con su caperuza rocosa. La idea era bajar por ella haciendo la Cresta y Picos de la Tronquera (2609 m., 2617 m. y 2689 m.) a la vuelta. Son las 12,35, poco menos de dos horas y media desde el coche, pero sin parar apenas y a buen paso. Lo normal suele ser unas tres horas.


La Moleta (2572 m.).

Desde aquí se ve perfectamente Picos del Infierno y Garmo Negro. Balaitous empieza a asomar tímidamente a la izquierda. Luego lo veremos mucho mejor. Las nubes y la imagen del Campanal de Izas en primer plano acaba de conferir a toda la estampa un aspecto mucho más onírico.

Desde el punto al que hemos llegado y sin bajar al ibón, continuamos remontando la loma a nuestra izquierda y girando progresivamente a la derecha entre piedras y hierba para llegar a la divisoria entre la cuenca de Samán y la de la Tronquera a la altura de una pequeña brecha en la roca que requiere una ligera trepada (I). A veces hay trazos de senda y algún hito pero, en resumen, lo que hay que hacer es subir a la divisoria apuntando hacia el espolón de roca que baja de los picos de la Tronquera.

Una vez en ella gozamos de estupendas vistas hacia Picos del Infierno y compañía. El Campanal ya queda por debajo de nosotros.

Y una miradita atrás nos muestra el Valle de Aspe con mar de nubes y las montañas de Linza recortándose en el horizonte (Anie, Mesa de los Tres Reyes, Petrechema...).

Y hablando de nubes, nos percatamos de que el cielo está cada vez más cubierto. Parece ser que esta vez tampoco vamos a poder llegar al final de la excursión... Veremos cómo evoluciona la cosa...

Continuamos hasta el paso de la pequeña trepada, que está marcado con hitos y que nos indica por donde debemos bajar a la cuenca de la Tronquera. Es un paso muy claro, como se ve en la foto.

Desde ahí se baja a un bonito valle suspendido flanqueado al sur por la cresta de la Tronquera y la Pala de Ip, dividido longitudinalmente por una especie de espina dorsal que sobresale. Ya tenemos a la vista todo el camino hacia el corredor que nos sube al collado oeste de la Pala de Ip. Como había bastante nieve y es un rollo andar por ella, fuimos casi todo el camino por lo seco: la espina dorsal.

Es una sensación curiosa la de andar teniendo a la vista constantemente el Campanal de Izas. Es como si este trozo de montaña no tuviera nada que ver con el resto y estuviera ahí pegado...

Una miradita atrás llegando al corredor nos muestra el caminito (sobre la piedra grisácea) por el que bajamos de la cuenca de Samán a la de la Tronquera y todo el valle que hemos remontado. Este tramo no es especialmente duro, pues subes bastante poco a poco.

Y por fin se acaba lo seco y tenemos que acercarnos al corredor por la nieve, que estaba perfecta para andar: ni muy dura ni muy blanda. Este corredor es poco empinado al principio pero casi vertical al final. Sin nieve se trata de una pedrera de roca descompuesta que hace algo pesada la ascensión. Con nieve se simplifica bastante la cosa, pero es muy recomendable (sobre todo para el tramo final) llevar crampones y piolet. También se puede trepar por las rocas de la pared derecha de la canal sin mucha dificultad, aunque hace la ascensión bastante más lenta.

En la parte de arriba el corredor se divide en dos, y es recomendable tirar por el lado derecho, pues el izquierdo acaba complicándose mucho (algún incómodo paso II), y esta dificultad se puede evitar por el otro lado.
Nosotros llegamos aquí sobre las 2 de la tarde y tardamos unos 45 minutos en remontarlo, pero es que íbamos muy muy despacio y con infinito cuidado.
Por fin llegas al Collado Oeste de la Pala de Ip (2618 m.) y aparece ante ti de improviso una de las imágenes que más me ha impresionado de la montaña de esta zona: la cara norte de Collarada y el circo y Embalse de Ip (2135 m.). Además, con la luz que tenía por las cada vez más abundantes nubes, adquiría un aire más grandioso aún y más impresionante.
En primer plano tenemos (de derecha a izquierda) Collarada (2883 m., a unos 3 km. en línea recta de nosotros), Collaradeta (2742 m.) y Peña Nebera (2721 m.).



El Circo de Ip. A la derecha la Pala de Alcañiz o Bucuesa (2763 m.).

La cara norte de Collarada... ¡que ganas de coronarla!

Una miradita atrás nos muestra dos colosos del pirineo: El Midi d'Ossau y el Balaitous, el primer "tresmil" del pirineo viniendo desde el oeste.

A nuestra derecha tenemos la cresta y pico de la Tronquera (2689 m.), por donde teníamos idea de volver hasta la Moleta para bajar de nuevo al Ibón de Samán.

A la izquierda tenemos la afilada arista de la Pala de Ip. Para subir a la cumbre hay una pequeña senda marcada con cairns entre las rocas. Empieza a la izquierda del filo (donde se ve un pequeñito nevero en esta foto) y en seguida atraviesa por un paso que requiere una ligera trepada (I) hacia la cara sur de la pala (lado derecho desde el collado), por donde va subiendo, poco a poco al principio y bruscamente en su tramo final, hasta la cresta propiamente dicha, donde se ven las dos cumbres de la Pala.


Como nosotros teníamos un cielo que se estaba cubriendo mucho y no nos apetecía lluvia aquí arriba, aaprte que se estropeaban las vistas, decidimos asomarnos simplemente un poco a la cresta para ver las cumbres y bajar por donde habíamos venido, pues volver por la cresta de la Tronquera si nos bajaba niebla no era nada prudente. Ya eran las 3 de la tarde, pues nos habíamos retrasado bastante en el último tramo porque por la nieve se va despacio...

Estas son las dos cumbres de la Pala de Ip (2775 m. la más cercana y 2779 m. la del fondo).
[el tramo final de esta excursión se puede ver en esta entrada, ya que la terminamos por fin el 9 de octubre de este mismo año.]


A la derecha se ve la afilada Punta Escarra (2760 m.). Toda una imágen tétrica con estas nubes tan negras...


Así que decidimos no volver por la cresta de la Tronquera por si llovía y descendimos con sumo cuidado el corredor por el que habíamos subido (pues a la bajada impresiona más que a la subida y, aunque es como un tobogán y no hay un gran peligro de caer al vacío, un mal paso puede dar un buen susto en este tobogán gigante...).

De nuevo pasamos junto al Campanal de Izas y le echamos una última miradita de despedida.

Al bajar hacia la cuenca de Samán una última mirada atrás a la Pala de Ip, que de nuevo nos ha vencido. Parece que no quiere que lleguemos nunca a la cumbre... pero viendo como se estaba poniendo el cielo sobre ella uno se lo piensa mejor. Total, no se va a ir de ahí...


De nuevo por la cresta que separa la cuenca de Samán de la de la Tronquera.

Algunas flores tienen buenas vistas cuando salen... Éstas, junto al Ibón de Samán.

Y después sólo quedaba ya la bajadita rompepiernas por el camino de la Vuelta de Iserías...

Aunque da pena no llegar cuando estás tan cerca, hicimos bien en darnos la vuelta, pues el último tramo de la excursión, ya abajo en el valle, nos llovió bastante y los truenos eran, como poco, inquietantes. Una mirada a la cumbre nos hacía agradecer no habernos entretenido allí...
La tormenta, por un camino en un bosque y con tu impermeable se lleva relativamente bien, hasta es agradable andar bajo la lluvia, pero por las altas crestas rocosas rodeadas de abismos no lo habría sido tanto.


Llegamos al coche sobre las 7 menos 20. Es una excursión muy larga y la bajada la hicimos casi sin parar (de hecho tardamos sólo hora y media desde el ibón), pero es que no queríamos llegar muy tarde de vuelta a Pamplona.

El mapa de la ruta.


Por fin pudimos acabar esta ruta el día 9 de octubre de 2008, aunque fuimos por otro sitio. La podéis ver aquí.

4 comentarios:

Kepa dijo...

estupenda descripción de la zona!!!! Bonito monte la pala de Ip y la Noret de Collarada le tengo unas ganas!!!!!

Saludos errante

Kunzuilh dijo...

Pues es muy recomendable esta ascensión, que sólo tiene de complicada la canal de subida al Collado Oeste de la Pala, pero que con cuidado no tiene pega. Las vistas valen la pena.
Un saludo Kepa!

jefoce dijo...

Pues una maravilla de reportaje, tú tranquilo porque la cima segirá ahí. En el momento duele, pero ya verás cómo lo disfrutas cuando lo consigas. Y sigo leyendo...

Enrique dijo...

Una estupenda ruta que subi hace años, pasando la noche en la vuelta de iserias,un collado realmente "bucolico" como dice algun libro.

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...