jueves, 12 de junio de 2008

Ascensión a Punta Espata (2202 m.)

Fecha:
Cimas:
Punto de Partida:
Tipo de ruta:
Desnivel aproximado acumulado:
Tiempo aproximado sin paradas:
Otras observaciones:





El Jueves 12 de Junio de 2008, antes de bajar a Toledo para la boda de Dani, decidimos hacer, Juan Luis y yo, una excursioncica a un pico pequeño para ver bien desde ahí la cara sur de Collarada, Collaradeta y Peña Nebera, los colosos de la zona. El destino: Punta Espata (2202 m.).

Salimos de Pamplona sobre las 8 y llegamos bastante tarde a Villanúa porque nos paró la Guardia Civil en un control a la altura de Leyre... Desde Villanúa (cerca de Jaca) y tomamos la Pista de la Trapa. Esta pista es de libre acceso hasta el cruce con la pista que baja a la Fuente del Paco (4 km. desde Villanúa), camino que no es que esté en muy buen estado para el coche, pero se puede circular. En este cruce, la pista continúa subiendo a la izquierda hasta llegar al Refugio de la Trapa (1760 m.), pero una cadena impide el paso a los vehículos no autorizados. La autorización se pide en el ayuntamiento de Villanúa (tel. 974 378004).

Nosotros tiramos por el camino que baja a la Fuente del Paco y tras cruzar un puente-vado dejamos el coche. Eran las 11,20 h.

El camino continúa bajando en curva a la derecha hacia la fuente del Paco, pero como para nosotros era andar hacia atrás dejamos allí el coche, junto a la señal que indica el inicio de la senda hacia el Refugio de Espata. A la fuente del Paco también se puede llegar por un agradable sendero que parte de Villanúa en unos tres cuartos de hora o una hora. Sin embargo, cuando haces una excursión larga y no estás en muy buena forma se agradece a la vuelta tener el coche cerca...


Empezamos a andar sobre las 11,30 h. Éstas son las marcas que fuimos siguiendo hasta el Refugio de Espata (1690 m.), las verdes y amarillas. El sendero así señalizado cruza un arroyo y en seguida sube en muy fuerte pendiente hasta la cota de 1600 m. aproximadamente, donde llanea un rato para subir progresivamente hasta el refugio.

Casi todo el rato va por un espeso bosque que alterna con algunos claros. Para nosotros fue agotador, pues empiezas a subir diectamente sin haber calentado antes motores con una mínima aproximación... Aún así tuvimos ánimo para fotografiar algunas florecillas...



Las señales del sendero jalonan todo el camino y es difícil perderlas.

Por fin, tras cruzar el arroyo que todo el rato hemos llevado a la izquierda, desembocamos en una curva de la pista de la Trapa, y el camino continúa subiendo uniendo dos curvas de la misma hasta el Llano de los Bueyes, donde está el Refugio. Hasta aquí podríamos haber subido por la pista andando o en coche (con el permiso del ayuntamiento). Eran las 12,30 h., una hora de dura subida.

Desde este sitio ya se aprecia nuestro objetivo: la Punta Espata, la cima del centro de la foto.

Una mirada atrás, hacia las laderas de Bacún Sur, pobladas en su parte baja por la Selva de Villanúa.


Por fin el Refugio de Espata (1690 m.) que tiene una fuente-abrevadero de agua fresca donde rellenar las cantimploras y que está en bastante buen estado. Aquí hicimos un descansillo breve.


Desde aquí por una senda junto al arroyo remontamos altura por la margen izquierda del mismo (es decir, a la derecha del arroyo ya que lo vamos remontando y no siguiendo su curso, que yo siempre me liaba con esto de las márgenes de los ríos...) hasta salir a un amplio valle cubierto de hierba y dominado al fondo por la Punta Espata (a la derecha) y por Peña Somola Sur o Baja (a la izquierda). En el fondo del valle, el Collado de Marañán o de la Espata (2058 m.). Eran las 13 h. Se tarda unos 10 minutos desde el refugio.

Nosotros vamos a subir a nuestra derecha remontando un curso de agua que baja desde el Collado de Bacún (2037 m.), pues subir desde el collado de la Espata requiere alguna que otra trepada y no estamos muy seguros de cómo es de dificultad. Así que empezamos a subir a saco por la hermosa ladera herbosa (que bonito pareado...) haciendo zetas para no dejarnos las rodillas. En seguida vemos, en dirección al collado de la Espata, un viejo refugio en muy mal estado.

Villanúa empieza a dejarse ver muy abajo...

Y por fin ampezamos a divisar Collarada -el coloso de la zona- con su séquito: Collaradeta y Peña Nebera.

La subida sigue inclemente, aunque por un sitio tan bonito casi no tienes tiempo de quejarte.


Por fin llagamos al Collado de Bacún (2037 m.). Ya es una costumbre que Juan Luis no beba hasta llegar al collado. Son las 13,36 h. Hemos tardado unos tres cuartos de hora desde el refugio donde paramos.

A la derecha tenemos la ladera de Bacún Norte (2195 m.)

A la izquierda, la ladera que nos lleva a la cumbre de la Punrta Espata.



Mientras subimos es una buena excusa para descansar el que los dos hermanos salgan en una foto con las dos montañas hermanas: Collarada y Collaradeta.



Abajo se pueden ver los dos Refugios: a la derecha el más desvencijado que vimos mientras subíamos; a la izquierda, junto a la curva de la pista, el nuevo, donde acabó la primera subida y descansamos un rato junto a la fuente.




El último tramo de la subida a la cumbre lo hacemos por una cresta escarpada que tiene unas vistas impresionantes hacia habajo. Eso sí, hay que ir con mucho cuidado para no dar un traspiés fatal...


Por fin, la cumbre. La altura de la misma es algo ambigua: en cada mapa pone una cosa y en el cartel que encontramos arriba, pone otra... En fin, unos 2200 m. Son las 14 h. Una media hora desde el collado (parando mucho a hacer fotos) y 2 horas y media desde el coche.


Desde arriba ya podemos ver la Sierra de la Partacua con Peña Retona (2775 m.) en primer plano.

Collarada y sus acompañantes se ven de maravilla.




Una miradita hacia Sabiñánigo y Montrepos.

Al otro lado del collado desde el que hemos subido ha quedado Bacún Norte (2195 m.) con toda la cuerda que lleva al Pico de la Leta (2125 m.).

La cresta en la que estamos continúa hacia el Sureste, pero no tenemos tiempo para andar explorándola. Así que comemos y nos disponemos a bajar de nuevo.


Antes de bajar nos percatamos del macizo nevado que se ve al fondo. Tras mirar los mapas llegamos a la conclusión de que sólo puede ser el macizo del Monte Perdido. ¡Caray, que "cerca" estamos...!




¡Ale, de vuelta hacia abajo.!





Unas últimas fotos antes de bajar de estas cumbres... Salimos a las 14,45 y a las 15 ya estábamos en el collado. Desde luego se tarda mucho menos en bajar.

Collarada...

... y Collaradeta.

De nuevo en el valle herboso de abajo. Son las 15,20 h.

De allí al refugio otros 10 minutejos y otra vez por el matador sendero de las marcas verde y amarilla hasta el coche. Al principio bien, no hay mucha pendiente...


Pero el último tramo es mortal... Tanta pendiente nos deja con las rodillas hechas polvo y unas agujetas de un par de días... Tenemos que ponernos más en forma. A ver si este verano salimos con más frecuencia...

El coche nos espera para llevarnos de vuelta a Villanúa.

Son las 16,15. Solo tres cuartos de hora desde el Refugio...

Mapa de nuestro recorrido. La senda no está puesta con un GPS sino a mano, aún no estamos tan modernizados...


1 comentario:

jefoce dijo...

Zonas solitarias donde las haya. He estado en los colosos de esa zona, pero en estas cotas secundarias aún no. Me gustan tus fotos tío.

Por cierto, me suena lo del control de la GC camino a Pirineos... Creo que hasta me conocen en la Jacetania...

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...