viernes, 20 de mayo de 2011

Ascensión al Oteisón y al Meate

Fecha: 11 de noviembre de 2010.
Cimas: Oteisón [Otesón, Oteitzoiana, Oteizoiana, Oteshon, Oteyçaoyana, Monte de Otteiza] (685 m.) y Meate [Meateko Kaskoa] (650 m.).
Punto de Partida: Aparcamiento del Señorío de Bértiz.
Tipo de ruta: Circular.
Desnivel aproximado acumulado: Unos 600 m.
Tiempo aproximado sin paradas y a un ritmo tranquilo pero constante: 2 h. 20 min.
- Bértiz – Collado Meate: 50 min.
- Collado Meate – Oteison: 15 min.
- Oteison – Meate: 20 min.
- Meate – Collado de Otalzu: 25 min.
- Collado Otalzu – Bértiz: 30 min.

Otras observaciones: El camino por el que subimos nosotros desde el puente de Reparacea está invadido por las zarzas a causa del desuso. Es recomendable tomar el que sale unos metros más adelante.
La bajada desde el Meate hasta el collado de Otalzu discurre por una ladera poblada de tojos, por lo que se desaconseja hacerla en pantalón corto (por el bien de nuestras piernas).
Por último, para entrar desde el collado de Otalzu en Bértiz, es preciso saltar una alambrada sin la ayuda de ningún paso (o al menos nosotros no lo vimos).



Continuando con las rutas atrasadas, aquí os dejo ahora una de este otoño. Teníamos una mañana libre y nos acercamos a la zona de Bértiz, subir dos cimas poco conocidas pero con estupendas vistas hacia el valle del Bidasoa: Oteisón y Meate. Se trata de una pareja de cimas, rocosa la de la izquierda y más suave la de la derecha, que se ven enfrente cuando se baja de Velate por la carretera NA-121 A, llegando ya a Oronoz-Mugaire.

Aquí os dejo el recorrido que hicimos en Google Earth.


Ver Oteison y Meate en un mapa más grande

Aquí podéis descargar el archivo kml para visualizarlo en Google Earth directamente.

El perfil altimétrico y la distancia.



El track (elaborado a mano, no sobre el terreno) en wikiloc.

Mapa del recorrido sobre la cartografía topográfica.

Mapa Oteison y Meate


Dejamos el coche en el amplio aparcamiento del Señorío de Bértiz. El otoño está muy presente en todos los árboles del lugar.





Entramos por el portón principal a la pista que sube al Palacio de Aizkolegi. En vez de tomarla hacia la derecha, que es por donde discurren la mayoría de recorridos del parque, la tomaremos hacia la izquierda, en dirección a Narvarte [Narbarte] y al Puente de Reparacea [Erreparatzea], en Oyeregui [Oieregi].



Algunas fotos del camino hasta el puente. El otoño está precioso.









Tras un cómodo paseo de unos 10 minutos llegamos al Puente de Reparacea.



Enfrente vemos el antiguo Palacio de Reparacea.



Un poco más adelante sale a nuestra derecha un camino que es por donde nosotros subimos. Se trata del antiguo Camino de Otalzu [Otaltzuko Bidea], que nos llevaría a las bordas del mismo nombre. Sin embargo, el camino está en desuso (no lo sabíamos) y en su parte más alta está invadido por las zarzas. Tuvimos que salirnos de él y buscar una alternativa entre la vegetación.
Lo mejor es continuar unos 260 m. más adelante tras pasar el puente y, en vez de tomar este camino por el que subimos nosotros, tomar el claro camino que sele más adelante a la derecha. Ese amplio camino es al que acabaríamos saliendo también nosotros tras pelear un poco con el matorral… Esta alternativa está indicada en azul en el mapa de Google Earth que he puesto y en el archivo kml que se puede descargar más arriba.



Pero ahora algunas fotos de lo que hicimos nosotros.
El camino conservando parte del antiguo empedrado.



Pronto llegamos a esta puerta que cruzaremos y giraremos en seguida a la izquierda.



El camino se encaja entre los muros de las distintas propiedades. Y al cabo de un rato es "devorado" por las zarzas.



Nos salimos a la derecha y entre helechos y otros matorrales encontramos alguna senda de ganado que nos llevó en la dirección que queríamos hasta salir al amplio camino del que he hablado más arriba. Ahí nos encontramos los restos de nuestro camino que se unían a este. En realidad eran muy pocos metros los que estaban bloqueados por las zarzas y tampoco tuvimos que arañarnos con nada, pero cuando no lo conoces, la incertidumbre acentúa los problemas…
Ya desde aquí seguiremos este amplio camino hasta el collado de Meate [Meateko Lepoa], que separa las dos cimas que vamos a ascender.





Por el camino disfrutamos del otoño, que está pletórico por estos lares.





En un momento determinado vemos un camino que sale a nuestra derecha. Hacemos caso omiso y seguimos por el camino principal, que va remontado el barranco todo el rato más o menos en dirección NNO.



En ocasiones podemos vislumbrar el collado hacia el que nos dirigimos y las paredes rocosas del Oteisón.



Finalmente, tras poco más de media hora, llegamos a un cruce de caminos. A la derecha tenemos la Borda de Otalzu [Otaltzuko Borda] y un camino que nos lleva al collado homónimo, justo ahí. Por ese collado (formado entre el Meate y la pequeña cumbre de Amaburu [Amaburu Kaskoa]) bajaremos a la vuelta hacia el coche, pero ahora seguimos por el camino que, girando ahora a la izquierda, continúa ascendiendo hacia el Collado de Meate.



El camino se aleja de la borda citada discurriendo entre grandes hayas. Aparecen algunas marcas blancas y amarillas de PR. Ignoro de dónde vienen y a dónde van… El paraje es muy bonito durante este tramo.











Unos 15 minutos después llegamos a otra borda en ruinas. Ésta no sé cuál será, pues no aparece en el mapa.





Tres minutos después salimos a una amplia pista junto a una construcción para almacenar agua para utilizar en caso de incendios. Ya estamos casi en el collado de Meate.



Podemos subir al mismo por la amplia pista a la que hemos salido, tomándola a la derecha. Pero hace una amplia curva que nos podemos ahorrar siguiendo de frente, por el camino que sale detrás del depósito de agua y que enfila directamente el collado.
Caminando entre helechos secos vemos en seguida las copas de un grupito de hayas que se encuentra en el collado. A l izquierda vislumbramos las paredes rocosas del Oteisón.



Ya en el collado una miradita atrás. Hemos tardado unos 50 minutos desde el coche.



En frente vemos unos postes indicadores que nos señalan algún itinerario balizado que se adentra en el Señorío de Bértiz algo más adelante.



Pero nosotros miramos a nuestra izquierda, a la cercana cima a la que nos dirigimos. Aquí he señalado el itinerario que nos falta hasta la cumbre. Ésta es la manera más cómoda de superar las paredes rocosas de la montaña, aunque posiblemente haya otras alternativas.



Nos dirigimos en primera instancia hacia el curioso círculo de hayas que tenemos enfrente. En su interior quedan los restos de una borda en ruinas. Es un paraje realmente curioso.





Desde aquí vamos flanqueando la ladera de la montaña por sendas de ganado hacia la izquierda hasta salir al lomo cimero.
Al llegar arriba nos asomamos al valle del Bidasoa, al otro lado.



Ya sólo nos resta remontar el sencillo lomo de la montaña hasta la cima.



El Mendaur acapara pronto toda nuestra atención. Estamos en un balcón privilegiado hacia él.





Pronto vemos el vértice de la cima y apuramos el paso hacia él.



Primera cima del día: Oteisón (685 m.). Unos 15 min. desde el collado.



Disfrutamos de las vistas hacia uno de los valles más hermosos en otoño: el del Bidasoa.
Hacia el Mendaur.





Abajo a la derecha tenemos un bonito barranco por donde desciende la regata de Añerdi desde el Collado del Suspiro (límite de Bértiz) hasta el Bidasoa. Los colores otoñales que lo invaden son realmente bonitos.



Una vista más amplia de este barranco nos muestra el precioso pueblo de Sumbilla [Sunbilla] que tenemos a nuestros pies.





Y hacia atrás y a la derecha vemos el Collado de Meate, desde donde hemos subido. La pequeña cima del otro lado del collado es el Meate, donde nos dirigiremos después.





Un poco de zoom hacia el Palacio de Aizcolegui [Aizkolegi], en lo más alto del Señorío de Bértiz.



Al fondo el Larún, con las edificaciones de la cima.



Mientras mi hermano se queda en el vértice yo me acerco a otra pequeña prominencia rocosa que sobresale un poco más al este y que parece mejor balcón hacia el Bidasoa. Entre las dos cumbres tenemos esta vista.



Y en seguida me encaramo en la otra cima.







Mi hermano se queda al otro extremo junto al vértice.





Desde aquí se ve mucho mejor Sumbilla.





El barranco de Añerdi desde aquí.





Y la preciosa zona del Mendaur. El día está feúcho, pero a veces asoma algo de sol y los juegos de luces nos brindan un auténtico espectáculo.





El barranco de Añerdi con sol… ¡cómo cambia la cosa!





En sombra es mucho más prosaico…



Unas vistas hacia el sur… Supongo que esas montañas son la zona de Velate, Txaruta o por ahí.



Emprendemos el regreso hacia el Collado de Meate por el mismo sitio que habíamos subido. Dejamos atrás el vértice de esta aérea y poco conocida cima.



Abajo vemos el itinerario que seguiremos a continuación, subiendo el Meate y bajando luego por su cresta hasta el collado de Otalzu.



Nos despedimos del Mendaur. ¡Qué montaña tan fotogénica!





De nuevo llegando al collado.





De ahí arriba venimos…



Y ésta es la breve subida que afrontaremos ahora para subir al Meate, siguiendo las huellas de un camino difuso.



Ya casi en la cima nos asomamos a un bonito balcón. La zona del Mendaur está pletórica de colores otoñales.



Y así, en unos 10 min. desde el collado, llegamos a la cima del Meate (650 m.). No hay ninguna señal que indique que es la cima y tampoco tiene muy buenas vistas. Sólo se puede gozar del Mendaur entre el arbolado, aunque la vista desde el Oteisón era mucho más completa.





Dejamos atrás la cima con sus solitarios arbolitos y emprendemos el descenso.



Seguimos paralelos a la alambrada que recorre el lomo de la montaña. Podemos ver que, poco a poco, los puntiagudos tojos o espinillos van invadiendo la ladera.







Según bajamos, vemos Narvarte a la orilla del Bidasoa a vista de pájaro.



Continuamos hacia el collado. Aunque la ladera está llenísima de tojos, hemos podido avanzar entre ellos por sendas de ganado. Pero los últimos metros se cierran bastante y hemos de apartarnos de la alambrada que veníamos siguiendo a fin de encontrar los pasos más despejados.



En unos 25 min. desde la cima llegamos al collado y nos encontramos con que el antiguo paso de Otalzu hacia el interior del bosque de Bértiz está cerrado con una alambrada. La tendremos que saltar como podamos. Estamos a tan sólo 30 min. del coche.



Una vez en el bosque, bajamos sin senda fija siguiendo la vaguada. Está bastante limpio y la bajada, aunque empinada, resulta sencilla y agradable.





Al rato saldremos a uno de los caminos principales de los itinerarios marcados del Señorío de Bértiz. Bajando por él hacia la derecha saldremos pronto a la zona en que se encuentran unas carboneras y caleras con paneles explicativos, ya en la pista principal de la parte baja del bosque.





Desde aquí no tenemos más que seguir por la cómoda pista hasta llegar de nuevo al aparcamiento en que hemos dejado el coche.





Es una breve mañanera, estupenda para conocer unos pequeños montes muy cercanos a Bértiz pero a la vez muy poco visitados.


Enlaces externos:
* Parque Natural del Señorío de Bértiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...