lunes, 8 de septiembre de 2008

Lacs d'Ayous y Circo de Astún

Fecha:
Cimas:
Punto de Partida:
Tipo de ruta:
Desnivel aproximado acumulado:
Tiempo aproximado sin paradas:
Otras observaciones:





El lunes 8 de Septiembre íbamos a hacer algo que teníamos pendiente desde hace tiempo: subir al Aspe desde Rigüelo, luego pasar a la Llena de la Garganta buscando un paso algo complicado que debe haber por su cara sur y luego bajar por la Brecha de Wallon hacia Candanchú, donde nos recogería Ester. Si bien contábamos también con la posibilidad de subir la Llena del Bozo y bajar por el puerto de Aísa a Candanchú, si nos quedaba tiempo y fuerzas (debe ser una auténtica matada hacer las tres cumbres seguidas) en principio haríamos la ruta inicial, más corta.

Esta vez se nos unió Josele, un viejo amigo de Toledo que se había venido unos días a dar una vuelta por el norte. El día anterior se había subido al Garmo Negro y hoy se apuntó con nosotros a lo que saliera.

En principio daban buen parte meteorológico, pero al llegar a Rigüelo esto es lo único que pudimos ver del Aspe o sus cercanías...


Así que, estando la nube tan baja, decidimos ir al Valle del Aragón a ver qué encontrábamos por allí y a ver si mejoraba el día. Dejamos a Ester en Jaca (pues la idea de una travesía y que ella volviera a buscarnos la desechamos) y subimos al Valle de Astún, donde nace el río Aragón.

Ahora que no es temporada de esquí está casi desierto...


Desde el propio sitio donde dejamos el coche (detrás de la urbanización) sale una pequeña pista que sube por la ladera cruzando un arroyo. Nosotros subimos por un sendero que parte de ella y la atraviesa en algún punto, hacia el Col des Moines (2168 m.), frontera con Francia, con idea de subir desde allí al Pic des Moines (o Pico de los Monjes) (2349), pues era de lo poco que no estaba cubierto y Juan Luis recordaba haber tenido muy buenas vistas desde allí.


Este es el sendero por el que subíamos. El día seguía totalmente plomizo y prometía poco...


Tras 40 minutos de subida llegamos al Ibón de Escalar (2078 m.), ya casi en el collado. Este ibón es una de las fuentes del río Aragón.



Desde aquí, en 5 minutos, estábamos en el Col des Moines (2168 m.).


Ante nosotros apareció una espectacular vista del lado francés, dominada por el que sería centro de nuestra atención a lo largo de toda la jornada: el Midi d'Ossau (2884 m.). Yo creo que es la montaña que más hemos fotografiado en nuestras excursiones... Aun ahora, estando cubierta casi la mitad de la montaña, ya impresionaba...





Empezamos a mirar al Pic des Moines, donde pensábamos ir, pero vimos que la nube lo cubría también. Con niebla preferimos no subir porque tiene algún paso de trepada antes de la cumbre y Juan Luis nos dijo que no era recomendable sin ver bien. Así pues, sacamos el mapa para deliberar y tomamos la decisión de ir a los Lacs d'Ayous, justo al norte de donde estábamos, pues el lado francés tenía más claros que el español.

Este pico junto al que pasamos, Pic Casterau (2227 m.), era una opción para subir, pues por su cara oeste no presenta ninguna dificultad. De todos modos, como era tarde porque entre ir de Rigüelo aquí y otros imprevistos que nos surgieron habíamos empezado a andar a las 12, seguimos hacia los Ibones de Ayous para comer allí y dejamos esto para la tarde.


Las ovejas campaban tranquilamente por los prados entre los montañeros...


Y este es un zoom de 10x sobre esas ovejas con una cámara Bridge que me habían dejado. Qué maravilla de fotos sacó esa cámara... A ver si puedo actualizar la mía...


Este es el Pic Casterau por su cara oeste. Curiosa forma, como de taba.


Al pasar junto a este pico hay varios caminos y nosotros tiramos por el de la derecha. Acabas en el mismo sitio, pero das más vuelta. Cuando regresamos salimos por el que sube a la izquierda, más directo hacia los Ibones de Ayous.

El Midi, oculto momentáneamente tras el Casterau, volvía a asomar y formaba una estampa curiosa con las ovejas...


Este es un pequeño ibón que rodeamos por el camino por el que fuimos.


Y, en seguida, llegamos al bonito Lac Bersau, a la sombra del Pic Hourquette (2384 m.).



Desde aquí el camino continúa sin más complicaciones hacia los Lacs d'Ayous. Pasa junto a un caño donde podemos aprovisionarnos de agua y baja luego directamente hacia el ibón superior de los 3 Lacs d'Ayous. Son como tres terrazas escalonadas, cada una con un laguito. Junto al superior se encuentra el Refugio d'Ayous (1947 m.). Sus nombres son, de el más alto al más bajo, Lac Gentau, Lac du Miey y Lac Roumassot.

Justo antes de bajar al ibón las vistas empiezan a ser amplias.


El camino de bajada hacia el refugio y el Lac Gentau.


Por fin en el Refugio d'Ayous, justo a la hora de comer: son las 14,30, unas dos horas desde Astún si no contamos las paradas.


La señalización francesa...


Mientras comíamos, a la vista del Midi, podíamos ver como el constante movimiento de las nubes nos dejaba ver a veces el Petit Pic, otras veces la cumbre principal... La verdad es que el entorno y el día eran idílicos.


Con cada cambio de luz por el movimiento de las nubes daban ganas de hacer nuevas fotos, pues todo cogía unos matices totalmente distintos, así que hicimos unas doscientas.








Abajo, rodeando el lago por la izquierda, pasa el camino que lleva a los lagos inferiores. Creo que es el GR 10 francés, su "Transpirenaica". El caso es que estaba muy concurrido. Constantemente pasaba gente por allí, y ¡eso que era lunes!


Después de comer y de que Josele rellenara su "bomba de agua" nos bajamos para asomarnos al lago de abajo.


En la orilla encontramos este setón.




Y el Midi seguía captando toda nuestra atención (no sé si le sacaríamos 50 fotos ese día o más...)


Otra prueba con el zoom de la cámara prestada.


Y este es el pequeño ibón que teníamos por debajo, el Lac du Miey. Algo más abajo se encuentra el Lac Roumassot, más grande, pero no nos asomamos más.


Josele con el Midi, desde donde estábamos asomados al ibón de abajo.


Ésta es una panorámica de las montañas que había a la izquierda del Midi d'Ossau. De estas cumbres francesas no conozco ni una (por ahora).


Este pico, justo detrás del Midi, es el que más llamó mi atención. Es, según me enteré más tarde, Le Lurien (2826 m.), un coloso del Valle de Ossau.


Un último vistazo hacia el este...



...y hacia el oeste. A la izquierda del todo está Pic Casterau y, casi escondido, asoma también el Pic des Moines, que de nuevo se había despejado.




Miramos el mapa para ver qué hacíamos ahora, pues a Juan Luis se le había ocurrido otra posibilidad en vez del Pic Casterau.


Y, al final, partimos para hacer lo que él decía: volver al Col des Moines y subir a la izquierda para hacer la cresta que rodea el Valle de Astún hasta el Collado de Astún, desde donde bajaríamos de nuevo al coche. De nuevo para atrás.





Josele rodeado por unos asnos... por surte salió indemne...


Volvemos a remontar lo bajado anteriormente y nos despedimos del Refugio d'Ayous.


Volvemos a pasar junto al Lac Bersau que, con los recién salidos rayos de sol, era mucho más bonito que antes.





Ahora sí que tiramos por el camino correcto, más directo hacia el Col des Moines.


Esta es la razón de que haya tantas fotos... este pesado, parando cada dos por tres a probar la cámara que le habían dejado...


Y tras girar un recodo aparece ante nosotros el Pic Casterau.
-"¿Seguro que no lo subiremos?, dan ganas de asomarse un poco arriba..."
Pero no, ya tenemos otro plan y todo no se puede hacer, que hay que volver a Pamplona...




Las ovejicas salpicando sus laderas...


Seguimos andando y el Midi reaparece detrás del Casterau. ¡Qué mole tan inmensa!




Distintas tomas del Midi probando el zoom de la cámara. ¡Qué pasada!





Josele hasta las narices de nuestra "gula fotográfica".


Y por fin seguimos rumbo al Col des Moines de nuevo.



Desde aquí, en vez de bajar directamente al coche por donde subimos, tiramos a la izquierda para alcanzar la cresta de picos que flanquean el valle de Astún por el norte.
Abajo queda el coche y vemos que por fin se han despejado casi del todo las tres cumbres de la Sierra de Aísa que habían sido nuestro plan original: Aspe, Llena de la Garganta y Llena del Bozo.


Pero esta otra alternativa no ha estado nada mal tampoco, y ahora somos recompensados con unas preciosas vistas desde la cuerda.

La Pala de Ip (2778 m.) y Punta Escarra (2760 m.).


Aquí toda la Cresta de la Tronquera, desde La Moleta (2576 m.) a la Pala de Ip (2778 m.) y Punta Escarra (2760 m.), con Collarada (2886 m.), techo del valle del Aragón, entre las nubes al fondo.


El Pic des Moines (2349 m.) en el centro. A su derecha quedan los Lacs d'Ayous, donde hemos estado, y a su izquierda las cumbres de la zona de Linza y el Valle de Echo: Anie, Mesa de los Tres Reyes, Petrechema, Acherito...



En frente de nosotros destaca el Pico de Anayet (2545 m.).


Y, tras disfrutar de las vistas, empezamos con nuestra bonita cresta. No tiene ninguna complicación, sólo algún pequeño paso donde hay que trepar un poco o bien superarlo sin subirlo, por el lado izquierdo. Nosotros llegamos hasta el Collado de Astún (2189 m.), aunque se puede seguir toda la vuelta hasta La Raca (2284 m.). Tardamos más o menos una hora desde el Col des Moines hasta el de Collado de Astún.



La cresta tiene unas vistas preciosas de todos los colosos de la zona y consta de varios picos (2278 m., 2288 m., 2279 m.). El único que tiene nombre en nuestro mapa es el último de los tres, el Pico de Astún (2279 m.), desde el que ya se baja directamente al collado al que íbamos.


Un paso algo más complicado, pero nada serio.



A nuestra izquierda asoman los primeros tresmiles: Picos del Infierno, Garmo Negro...


Debajo de nosotros y hacia el Valle de Astún, tenemos todo el rato el Ibón de Astún o de las Truchas, otra de las fuentes del río Aragón.


Una mirada atrás de la cresta que ya hemos hecho.


En el pico más alto (2288 m.), que según otros mapas es el Pico de Astún... en fin, cualquiera sabe. Con estas cumbres secundarias hay siempre un caos de nombres y alturas...


Seguimos la cresta por una zona de amplios prados...


Y ya vemos el tramo final hasta el Collado de Astún.


Desde el collado tenemos la última vista del día del Midi d'Ossau, así que nos despedimos de él y empezamos a bajar hacia el coche.


Al principio por el camino que se dirige hacia el Ibón de las Truchas...



Pero en seguida nos salimos de él para bajar por las laderas herbosas hasta un remonte blanco que se veía abajo, desde el que ya enfilamos, por una pista de esquí que baja encajonada junto al recién nacido río Aragón, hasta la urbanización donde tenemos el coche. Poco menos de una hora desde el collado de Astún.



Y después de toda la ruta del día nos encontramos este cartel abajo... bueno, en este mundo tiene que haber de todo, ¿no?


Las 19,30 h. y el sol de la tarde empieza a acariciar las laderas solitarias del valle. Ha sido una ruta muy chula para los tres, y eso con las malas expectativas con que amaneció el día...


Y aquí el mapa de nuestra ruta. En verde el itinerario de ida hasta los ibones y en azul el de vuelta y la cresta del Valle de Astún.

2 comentarios:

Josean dijo...

Muy buena Gonzalo. Ya me había mandado tu hermano alguna foto para darme envidia de esas excursiones entresemana...Un saludo. Josean.

Kunzuilh dijo...

Buenas! Me alegro de que también veas éstas. Te tenías que venir a alguna, aunque nosotros vamos a nuestro ritmo que, entre nuestras pobres piernas y nuestra ansia de fotos, no sé si te desesperaría...
De todos modos siempre serás bienvenido.
Ya vi tus fotos de Mendiak arriba de Peña Izaga en bici con todo nevado... Realmente vas a otro nivel, pero me gustaron mucho.

Un saludo!

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...