domingo, 3 de agosto de 2008

Ascensión a Peña Telera (2761m.) por el "paso horizontal".

Fecha: 3 agosto 2008.
Cimas: Peña Telera (2761 m.).
Punto de Partida: Parque Faunístico de Lacuniacha (Piedrafita de Jaca).
Tipo de ruta: Ida y vuelta.
Desnivel aproximado acumulado: 1570 m.
Tiempo aproximado sin paradas y a un ritmo tranquilo pero constante: 7 h. (unas 4 h. de subida y 3 h. de bajada).
- Lacuniacha - Ibón de Piedrafita: 45 min.
- Ibón de Piedrafita - Base Canal de Cachivirizas: 50 min.
- Base Cachivirizas hasta la parte superior: 1 h.
- Salida canal Cachivirizas - Inicio de la Chimenea: 20 min.
- Inicio de la Chimenea - Cumbre: 1 h.
- Cumbre - Lacuniacha: 3 h.

Otras observaciones: El Paso Horizontal es altamente peligroso con nieve. Asegurarse antes de ir del estado en que está. La "chimenea" es realmente una pared con multitud de agarres de buena roca y que no está apenas expuesta, pero puede impresionar mucho a personas que no están acostumbradas a la verticalidad, especialmente al bajar.
Es importante recordar bien qué sendas de atajo hemos tomado en la pista del principio, pues a la bajada puede ser fácil despistarse (hay más sendas) y acabar más abajo de lo esperado.



El domingo 3 de agosto nos fuimos Juan Luis y yo con idea de subir a Peña Telera (2761 m. según las últimas mediciones del IGN) por la canal de Cavichirizas. Era algo que teníamos pendiente desde hace tiempo y como hacía buen día decidimos este domingo.

Podéis ver la ruta completa en agosto de 2010 en este otro enlace.

Éste es el recorrido.


Ver El Toledano Errante - Recorridos en un mapa más grande

* Podéis descargar aquí el recorrido en formato kml para ver en Google Earth.

Aquí tenéis el track (dibujado a mano) en wikiloc.



Aquí el perfil de la ascensión:



Y aquí dejo el mapa de la ruta que hicimos, sobre la base cartográfica 1:25.000 del IGN.



Salimos muy temprano porque no conocíamos bien la pista que lleva desde Piedrafita de Tena al Ibón de Piedrafita, y preferíamos ir con margen de tiempo.

Menos mal, porque al llegar al pueblo nos equivocamos y tomamos una que no era. Hay que dirigirse hacia el parque faunístico de Lacuniacha, que está señalizado desde una plazuela del pueblo.

Pensábamos llegar al ibón en coche, pero resulta que había una valla cerrando el paso, así que tuvimos que andar 45 minutos de más. Realmente no sé si hicimos el tonto, porque a la bajada vimos mucha gente que había subido en coche y que incluso lo habían aparcado a la orilla del ibón... En fin, qué se le va a hacer.

Nosotros subimos por la pista -con muchos caminos de atajo indicados con hitos- hasta un desvío que señala hacia el ibón, que está al lado de la pista. Lo dicho, unos 45 minutos desde la valla hasta el desvío.

El día estaba totalmente calmo y la montaña se reflejaba en el agua, como en un espejo.

Desde aquí ya se veía toda la ruta hasta el Cuello de Cachivirizas, que separa Peña Parda y Telera de la Corona del Mallo.
Hay que superar una primera pedrera bastante sencilla acabada en unas paredes rocosas donde hay que trepar un poco. De ahí se sale a unos prados herbosos desde los que acometemos el tramo más cansado: la pedrera de la Canal de Cavichirizas.

En esta foto se ven en más detalle los tres tramos mencionados: la primera pedrera (de roca marrón), la zona de hierba y la pedrera final (de roca gris, en la sombra).

En la primera pedrera hay sendas por aquí y por allá, marcadas con hitos. Nosotros fuimos por una de ellas sin mayores dificultades.

Al poco de subir se aprecia como este ibón se convierte en un espejo sobre el que se refleja el Garmo Negro, con sus poco más de 3000 m. de altura.

Un poco más arriba el ibón se vuelve negro...

El final de esta primera subida desemboca en una zona rocosa donde es necesario algo de trepada (para todos los públicos...), antes de salir a la zona de hierba.


Desde el prado superior tenemos una primera vista interesante de diversas cumbres: los primeros tresmiles del Pirineo.

Ahora viene lo peor. Hemos leído mucho sobre esta pedrera de 300 m. de desnivel que hay que remontar. Algunos hablan de ella como la muerte pelada. Otros simplemente dicen que es matadora. Mmmm, no sé de cuál fiarme más.


Nosotros fuimos siguiendo trazas de senda e hitos durante todo el camino. A veces es más difícil distinguirlos y además hay varias variantes.

Lo que hicimos fue remontar la canal, primero por el lado derecho, pues la senda parecía más estable, y cuando vimos que seguir por ese lado requería varios pasajes de trepada complicados sin un suelo estable en el que apoyarse, nos fuimos por el lado izquierdo, donde era más sencilla la subida, aunque no menos cansada.

Esta era la senda.

Algunos recomiendan subirla desde el principio por el lado izquierdo y otros prefieren trepar por el lado derecho, lejos del canchal. No sé, a nosotros no nos fue mal como lo hicimos. Fue cansado, pero no como para morirse. Es tomárselo con calma y dar pasos pequeños, que escurren menos que las grandes zancadas.

El tramo final es el más empinadillo y el que más cansa...

Un vistacico hacia abajo...

Peligroso no es, pero eso de dar un paso y retroceder dos acaba cansando un poco...

En esta foto se ven a unas personas que cruzamos que bajaban. Son unas manchas negras más abajo, entre las rocas.


Hora y 10 tardamos en subir la pedrerita, 3 horas desde el coche, pero por fin llegamos al collado, aunque los últimos metros seguimos hasta arriba y había que haber tomado un camino que subía a la derecha... Si seremos tontos que encima subimos de más...

De todos modos disfrutamos de las vistas desde el ansiado Cuello de Cavichirizas.
Frente a nosotros las Peñas de Aso y la cuerda hasta Punta de Burrambalo (2148 m.). Más al sur, cerca del horizonte, la solitaria Peña Oroel (1769 m.), como un barco que reposa sobre los campos de Jaca.

Este es el collado al que habíamos subido -y en el que aún sigue Juan Luis en la foto comiendo no sé qué-, visto ya desde el camino correcto. Tampoco habíamos subido más que unos pocos metros de más, no hay que quejarse...

Ahora teníamos ante nosotros la grandiosa Peña Parda (2657 m.) y detrás, Peña Telera.

Es curiosa esa característica inclusión de material claro en medio de la montaña. Le da un aire aún más impresionante.

El camino bordea unas lomitas rocosas por el lado izquierdo y, en seguida, salimos al famoso Paso Horizontal, la principal razón por la que habíamos venido. Según las descripciones era una especie de faja, muy expuesta sobre el abismo y muy peligrosa con nieve (con hielo ni qué hablar). Por eso se recomienda rodear Peña Parda por el sur en caso de haber nieve aquí, hasta el collado que la separa de Peña Telera.

Nosotros por suerte no encontramos nieve y pudimos hacer el ansiado camino. Sin nieve no hay problema, es un camino estrecho pero seguro, aunque no recomendable para gente que padezca de vértigo. No es muy largo, y al final del mismo se llega a una chimenea que nos deja en un pequeño circo colgado entre Peña Parda y Peña Telera, a lo alto del cual habríamos salido en caso de haber nieve y rodear Peña Parda por el sur.

Algunas vistas del Paso Horizontal.

Las vistas desde el mismo: Arriel, Palas, Balaitous, Infiernos, Vignemale... Un auténtico espectáculo.

Corona del Mallo (2541 m.), al lado izquierdo del Cuello de Cavichirizas.

El iboncete se ha quedado en nada. Un poco de vértigo y bajaríamos a él más rápido de la cuenta.

Este era el tramo final que nos quedaba hasta la chimenea, ya muy cerca de la cumbre. Por desgracia no pudimos seguir porque en este punto me llamaron diciéndome el grave estado de salud de mi suegro (que murió a los pocos días) y tuvimos que dar la vuelta, pues aún debíamos volver a Pamplona y de ahí llegar a Toledo.

[Para ver la continuación de esta ruta pinchar aquí.]

Así que nos conformamos con hacer unas fotos más y bajar todo lo rápido que pudiéramos (sin prisa pero sin pausa).



De vuelta por el Paso Horizontal.
Desde luego no me gustaría hacerlo con nieve. Un resbalón... y adiós.


Otra vez a bajar la canal.
A la bajada sí que fuimos todo el rato por el lado derecho (el izquierdo de antes, cuando subíamos), pues parecía más cómodo. Eso sí, abajo del todo hay que tirar a la izquierda para enlazar con el camino por el que habíamos subido.

Y como la bajada cansa menos que la subida, tuvimos hasta tiempo de tirar algunas foticos, donde se puede ver el Midi d'Ossau, a la izquierda del todo. ¡Este pico se ve desde todos lados, habrá que subirlo un día, que esto ya es provocación...!

Tardamos poco más de media hora en bajar lo que tanto había costado subir.
Desde abajo, mientras comíamos, pude sacar alguna foto de otras personas bajando, así es como realmente se da uno cuenta de las dimensiones del asunto...

De nuevo la bajada por las praderas...

...por el paso rocoso...

... y por la pedrera inferior, desde donde sacamos alguna todo de la sierra de Tendenera, otro de los destinos en lista de espera...

La misma vista que cuando subíamos por la mañana y parece otra montaña y otro lago... Lo que hace la luz...

Una miradita atrás desde el ibón.

Y la foto de los dos, con la sierra de Tendenera de fondo.

Ya sólo quedaba otra vez la vuelta por la pista (con sus atajos correpondientes)...

Los caminos de atajo.

Y una última despedida del pueblo. Otra ascensión que se nos queda pendiente. No sé que ocurre cada vez que intento pasar de la cota de 2700 m., siempre pasa algo y no podemos terminar...

Aquí pongo el mapa de lo que hicimos. En rojo está lo que nos faltaba, casi nada...

5 comentarios:

jefoce dijo...

Bueno figura, en primer lugar muchos ánimos y siento mucho la noticia del fallecimiento.

Te ha quedado otro reportaje soberbio. A éste le tengo yo unas ganas tremendas, en junio estuve en su base y me dejó prendado (tengo un reportaje en el blog en junio).

Tendeñera lo hice este julio y es acojonante. Eso sí, mentalízate porque es largo de cojones.

Un pequeño apunte. Cuando estáis subiendo al ibón, miras para atrás y señalas el macizo del Vignemale. Es el Garmo Negro.

En fin, encantado de conocer de tu existencia. Seguiré este blog con atención. Un fuerte abrazo.

Kunzuilh dijo...

Ups, un ligero desliz (de 200 y pico metros...). Ya está corregido: Garmo Negro.
Gracias por tus comentarios. Me alegra que te haya gustado el blog, pues yo veo mucho el tuyo y me encanta. Por cierto, ¿no tendrás un hermano que se llama Ibón y que estudió para ser piloto?
Un saludo Jefoce!

jefoce dijo...

Hola Kunzuilh, acabo de leer tu respuesta. Soy hijo único, así que de hermanos pilotos no sé nada...

Gracias por tus elogios. La verdad es que esto de los blogs me tiene encandilado. Nos lleva su tiempo, eso es innegable, pero da gusto leer opiniones de la gente. Eso de que te digan que te leen y que les haya gustado, es la repera. Un saludo.

Kunzuilh dijo...

y que lo digas. A mí me pasa lo mismo.
Decía lo del chico que conocí porque os parecéis mucho (en tu foto de Mendiak...) y él era de Guipuzkoa también... En fin, pos nada, a seguir escribiendo artículos para que nos lean. Un abrazo!

Anónimo dijo...

Anda, dejaros de piropos que pareceis una parejita de enamorados en vez de dos aguerridos montañeros.
Estos blog los lee más gente de lo que parece, así que seguir así, dándonos comida a los hambrientos.

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...