jueves, 26 de enero de 2017

Circular por Quinto Real

Esta ruta nos llevará por una de esas zonas preciosas que tiene la montaña navarra en la zona de la divisoria de aguas.
Dejando el coche abajo, junto a la regata que baja de Artesiaga, subiremos por bonitos bosques junto a alegres regatas hasta las cimas herbosas para recorrer todo el cordal visitando varias cimas menores: Larrakarte (1181 m.), Zagua (1159 m.), la Peña de Araongo (1085 m.), hasta llegar al Okoro (1260 m.), que corona la zona con unas panorámicas preciosas hacia el norte (Baztán-Bidasoa, pudiéndose ver incluso el mar en días despejados), hacia el este (Pirineo navarro-aragonés) y hacia el sur (hacia la Cuenca de Pamplona).

Datos prácticos del recorrido:

Fecha: 12 de noviembre de 2015.
Cimas: Larrakarte (1181 m.), Zagua (1159 m.), Peña de Araongo [Araongoko Harria] (1085 m.), Okoro (1260 m.).
Punto de Partida: NA-1740, entre los km 18 y 19.
Otros puntos de acceso:
- Puerto de Artesiaga.
- Puerto de Urquiaga.
Tipo de ruta: Circular.
Desnivel positivo aproximado acumulado: Unos 830 m.
Distancia recorrida aproximada: Unos 16 km.
Tiempo aproximado sin paradas (muy subjetivo): Unas 4 h. 30 min.
Tiempo empleado con paradas: Casi 7 h.
Otras observaciones: Con niebla (frecuente en las cimas) es fácil perder la orientación si no llevamos brújula o GPS. La bajada desde el Ocoro no es difícil, pero discurre fuera de sendero hasta que llegamos a un portillo del que nace un camino. El resto va por caminos claros o siguiendo el cordal despejado.

Mapa y datos del recorrido en wikiloc.


Powered by Wikiloc

Descripción del recorrido:

Salimos de Pamplona por la carretera N-135. En Zubiri subimos hacia Eugui por la NA-138 y ya rebasado el embalse y la cantera nos desviamos hacia Irurita por la NA-1740 hasta pasar el km 19 y antes de llegar al 18, donde encontraremos un amplio lugar para aparcar a mano derecha donde caben unos pocos coches. A fin de hacer la ruta circular he dejado aquí el coche y caminaré unos 800 m. por la carretera (un paseo muy agradable) hasta una curva de herradura donde tomaré el camino que sube al puerto.

Este camino discurre junto a una regata que hay que vadear un poco más adelante.

Después pasa por un bosquecillo de Alerces antes de afrontar la subida final al puerto de Artesiaga.

Llegando al puerto ya se divisan los paneles informativos que hay allí.

Al llegar me encuentro un precioso mar de nubes hacia el norte. Sin embargo se está levantando un viento algo desapacible que se las va a llevar bien pronto...

Giro a la derecha 180 grados y empiezo a subir por un amplio camino que bordea la plana cima de Larrakarte por el sur. Al otro lado va el GR 12, pero no lo sigo por conocer esta otra subida, ya que el GR ya lo tengo muy conocido.
Pronto empiezo a ganar vistas. Abajo la carretera de Artesiaga.

A lo lejos la Cuenca de Pamplona inundada por las nieblas.

El camino bordea un pequeño lomo que baja hacia el sur y vira hacia el N y luego NE, y empieza a aparecer el Adi ante mí.

Y en seguida llegamos a la cima, una amplia planicie verde donde el ganado pasta a sus anchas. Subir aquí con niños desde el Puerto de Artesiaga es un sencillo paseo y el lugar da para retozar toda la mañana... Tomo nota para otra ocasión.


En la cima de Larrakarte (1181 m.), con bastante frío y muuucho viento.

Hacia el Baztán casi no quedan nubes. De hecho sopla un viento muy fuerte y desagradable del sur así que busco cobijo en seguida por la ladera norte.

Bonitas vistas hacia el Mendaur.

Y atisbo todo el recorrido que voy a afrontar a continuación.

Me llama la atención la mole del Adarza (que espero subir algún día).

Y me atrae la pequeña y disfrutona cresta por la que voy a subir luego hacia la cumbre de Zagua. Alguien está bajando ya por allí.

De lejos parece estrecha pero al llegar veré que es mucho más ancha de lo que parecía.

En poco rato me planto en la cumbre de Zagua (1159 m.), otra mole herbosa en la que apetecería quedarse más rato si no fuera por el fuerte viento...

Aunque a algunos les da igual el viento y se echan a dormir donde resulta menos molesto.

Desciendo al collado que me separa de la siguiente cima que tengo enfrente: la pequeña Peña de Araongo.

En seguida se sube sin mayor problema: Peña de Araongo (1085 m.)


Y a mi espalda veo la mole de Zagua, de donde acabo de bajar. Por ese zigzagueante camino habría descendido si no hubiera ascendido a la Peña de Araongo.

Miro lo que me falta por recorrer y como ya estoy cansado de subir y bajar cimas y aún me queda mucho trecho hasta el Okoro, seguiré lo que me queda de recorrido por el camino amplio del GR 12 que evita el resto de elevaciones del cordal.


Y así llego al Collado de Oialegui (1053 m.), donde retomo fuerzas antes de abordar la siguiente subida, que pinta durilla: un auténtico remanso de paz.

Tras un descansillo empiezo a ascender por el GR 12. Abajo queda el collado y los ganados. También se ve el camino por el que he recorrido casi todo el cordal.

Las balizas del GR 12 marcan mi recorrido...

Al fondo empieza a asomar el pirineo aragonés...

Y por fin llego al collado que se forma entre las cimas de Artsal e Iparraldeko Kaskoa, desde donde ya solo queda una corta subida junto a la alambrada para llegar al Okoro. La mole del Adarza destaca por detrás.

Una última subida junto a la alambrada...

...y alcanzamos la cima del Okoro (1260 m.), una de mis cumbres preferidas. Lástima el viento tan fuerte que hace desagradable la estancia aquí...



Lo que más destaca es la fotogénica pose del Adi desde este ángulo. Aprovecho para probar el filtro polarizador en esa dirección, ya que es ideal por el ángulo de luz.


Pirineos...

Hacia el norte. Destaca al fondo el Larún.

Hacia el oeste se ven las moles que he visitado a primera hora: Larrakarte y Zagua. Bajo junto a la alambrada hasta la regata de Erdizaga que discurre entre ellos y el Okoro. Por ella haré el regreso.

Bajando va ganando cuerpo la mole de Zagua.

Por aquí he bajado. La bajada es sin sendero, por terreno despejado hasta abajo. Sin embargo, a mitad de camino hay una escalerilla en la alambrada que se podría cruzar para ir por un sendero que en seguida desemboca en una pista principal que nos bajaría también hasta el coche. Pero como eso ya lo hice hace tiempo, prefiero investigar caminos nuevos.

Al llegar hacia la cota de 950 m. veremos un pequeño llano con un promontorio detrás. Hay que mantenerse en esa cota rodeando el promontorio por el norte o por el sur (yo lo hice por el sur) y ya nos metemos en el hayedo hasta dar con una alambrada. Hay que buscar el portillo por el que podemos cruzarla del que sale un camino grande que cada vez se va haciendo más claro. Esta es la foto del portillo que hay que buscar.

Una vez en el buen camino no hay más que seguirlo. Pronto se convierte en una pista bien marcada que va siguiendo la regata Erdizaga con algún que otro vadeo de la misma.


La luz del atardecer me regala preciosas estampas como ésta...


Finalmente nos unimos a otra pista (por la que habríamos bajado de seguir la otra ruta que he indicado más arriba para bajar del Okoro) y en seguida salimos al coche.

Una ruta variada y bonita para conocer esta zona que tiene muchas posibilidades y que tenemos tan cerca de casa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...