sábado, 22 de noviembre de 2008

Salinas de Oro - Peña Grande

Fecha:
Cimas:
Punto de Partida:
Tipo de ruta:
Desnivel aproximado acumulado:
Tiempo aproximado sin paradas:
Otras observaciones:





El sábado 22 de noviembre, fiesta de Santa Cecilia, patrona de los músicos, decidimos hacer una salida al monte, como ha sido costumbre en años anteriores. La verdad es que el día amaneció bastante pachucho, pues llovía por todos lados. Así que, después de sopesarlo un poco mirando hacia dónde había menos nubes, al final tiramos hacia la zona de la Sierra de Sarbil, al oeste de Pamplona. Íbamos con dos posibilidades en la cabeza, en función del tiempo que hiciera: la Trinidad de Iturgoyen o ir a Peña Grande. Por de pronto, el día nos empezó a dejar algunos regalos antes de comenzar a andar siquiera, como este bonito arco iris.


Yo me conformaba con esa foto, pero Juan Luis tenía que ponerse y hacer esta panorámica alucinante... Si es que no hay derecho... y encima esos nogales a los lados de la carretera parecen puestos a posta...


Él se ríe orgulloso... y aprovecho esta foto para poner el coche que por fin hemos comprado tras un mes de odisea... El otro ya daba muchos problemas y hemos hecho una inversión de futuro con éste (esperemos...).


Como tenía envidia de la foto de Juan Luis saqué yo esta, menos bonita pero más original con el desdoblamiento de mi hermano... por si éramos ya pocos...


Al grano. Por fin, tras deliberar y calentar las cámaras decidimos hacer una ruta circular desde Salinas de Oro rodeando la montaña llamada Peña Grande (942 m.). Éste es el pueblo.


Dejamos el coche a la entrada del pueblo.


Desde aquí empezamos a andar siguiendo la carretera atravesando el pueblo, hasta que llegamos a una calle-camino a la izquierda que baja hasta el puente medieval en unos 10 minutos. La pista se divide en seguida, pero nosotros debemos seguir bajando por el de la izquierda hasta llegar al puente medieval, por donde cruzaremos el Río Salado.


Al otro lado del puente tomamos la pista hacia la derecha que sigue la margen del río. Por el camino que llega desde la izquierda del puente es por donde teníamos pensado bajar al hacer la ruta circular.
En seguida pasamos una puerta metálica que cerramos de nuevo tras nosotros. Éste es el bonito paisaje que encontramos.


Qué formaciones tan bonitas... y ¡aún quedan colores otoñales!


Pero no seguimos por esta pista, sino que en seguida, en un pequeño claro a nuestra izquierda, tomamos una senda que asciende por el bosque. Al principio no se ve nada clara, pues hay mucha hierba, pero en seguida se convierte en un camino muy claro. Es el camino que nos lleva a la ermita de San Jerónimo.


Una mirada atrás nos muestra el punto en que abandonamos la pista.


Al llegar junto a un abrevadero hacemos un parón. Juan Luis queire hacer esta foto y yo quitarme el impermeable, pues no transpira mucho y ha dejado de llover.



Un poco más alante hay un pequeño cruce de caminos. Tomamos el de la derecha, que sigue subiendo dirección oeste. En seguida empiezan a abrirse bonitas vistas hacia Tierra Estella. Aquí se ve muy clara la silueta de Montejurra (1044 m.), a la izquierda de la foto, y Monjardín (893 m.), a la derecha. Entre ellos pasa la Autovía del Camino de Santiago, y a su pie se encuentra Estella.


El paraje es de cuante de hadas total, sobre todo cuando el sol nos regala algunos de sus rayos.


Aunque, yendo a lo práctico, yo me pongo a recoger algunas semillas de los árboles de la zona para plantarlas. Tienen buena pinta...


En el siguiente cruce de sendas tomamos la de la izquierda, que sigue subiendo y, en seguida, llegamos a la Ermita de San Jerónimo, que han debido restaurar recientemente. Unos tres cuartos de hora desde el pueblo, yendo con calma.


Desde luego, el sitio en que se encuentra es precioso.


Y hay una curiosa lápida funeraria.


Nuestra senda continúa paralela al otro costado de la ermita (por el lado del evangelio de la misma), siempre en dirección sureste, por un espeso bosque. Hay algún que otro cruce, pero nosotros tomamos siempre por el del lado izquierdo, subiendo insensiblemente pero de modo constante.
Pronto se empiezan a abrir bonitas vistas hacia el Embalse de Alloz y hacia la Sierra de Loquiz.



Tras unas pequeñas zetas del camino, y superada una puerta metálica, llegamos al collado que separa Peña Grande (942 m.) de Esparaz (1022 m.). 15 minutos desde la ermita.
Juan Luis fotografiando la Peña...


... y aquí la foto que sacó. A la izquierda y abajo aún teníamos el arco iris.


Y si miramos a la derecha de Peña Grande, vemos a su hermana pequeña, la que llaman aquí Peña Chiquita (883 m.), con el Ollakarizketa (987 m.) detrás.



Las vistas hacia el oeste son preciosas: Montejurra y Monjardín sobre el Embalse de Alloz, Codés, la Sierra de Lóquiz, la Trinidad de Iturgoyen y los pueblecitos que salpican el valle de acá para allá...


Nosotros teníamos la idea de ir al collado que separa Ollakarrizketa de Esparaz, por la ancha pista de tierra muy embarrada que pasa por donde estamos, para asomarnos a la otra vertiente. Así que echamos a andar por ella. Peña Grande va adquiriendo otra perspectiva, e incluso se aprecia cuál es la vía por la que se puede subir (tarea que dejamos pendiente para otro día...).



Y Peña Chiquita va pareciendo cada vez menos abrupta...


Pero como siempre, la hora se nos echa encima y vemos que no nos va a dar tiempo (teníamos que estar a las 2 en Pamplona), así que decidimos tirar para abajo buscando la senda que rodea entre las dos peñas para volver al pueblo. Pero eso era un laberinto de senderos y, tras coger uno que parecía claro y seguirlo un rato, nos encontramos en un bojedal muy cerrado que nos impedía el paso. Así que nada, nos hicimos una fotico en el sendero y volvimos para el collado anterior, para regresar al pueblo por donde habíamos subido.


De nuevo llegamos a la ermita. El cielo ya se había despejado bastante y los colores estaban ganando mucho...




En el claro de la ermita.



Y de vuelta para abajo, con el pueblo ante nosotros...



... y bonitas estampas otoñales.




De vuelta en el puente medieval, donde la puerta metálica.



Había algún que otro caballo pastando por la zona.


Y, ya llegando al pueblo, en una última mirada atrás, nos despedimos de la Peña Grande y la Peña Chiquita hasta otro día. De ahí no se van a ir, ¿no?


Por último aquí dejo el mapa de la ruta. En azul lo que hicimos y en rojo lo que hubiéramos hecho de dar bien con el camino para dar la vuelta.

1 comentario:

Antxon dijo...

Bonita ruta, muy bien explicada y muy buenos recuerdos para mi ya que solíamos ir de vacaciones a Salinas de Oro de pequeños (hace 35 años) con mis padres y aún hoy en día solemos ir de visita.

Publicar un comentario en la entrada

Siento no poder contestar muchas veces a los comentarios. Tengo poco tiempo para el blog. De todos modos escribe lo que quieras y si puedo y sé la respuesta a lo que preguntes, te contestaré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...